viernes, 14 de diciembre de 2012

América es un negocio

Mátalos Suavemente 


El año se termina, a todos nos invade el insoportable calor y buscamos lugares frescos donde refugiarnos. Una buena opción siempre es el cine, el problema es que en esta época por lo general no salen películas interesantes. Eh aquí la solución querido lector.
Estamos a las puertas de las elecciones que vieron a Obama ganar su primer mandato a la presidencia de EEUU. Mientras, uno de los garitos clandestinos de la mafia es asaltado por dos desconocidos; todos sospechan de Markie, quien ya robo anteriormente a sus propios jefes. Es ahí cuando una especie de sindicato criminal decide llamar a Jackie, un conocido matón para que se encargue de la situación.
De la sinopsis se desprenden dos cosas. La primera es que estamos ante una película de gangster, de los bajos fondos. La otra es que la historia en apariencia es violenta, cosa que también es cierto. Ahora ¿De una peli tan obvia puede salir algo bueno? La respuesta es un rotundo Sí.
Quienes allan visto la anterior realización del director, El Asesinato de Jesse James por el Cobarde de Robert Ford, sabrán que al ver la película nos encontraremos con un drama, con toques de humor negro, y de un ritmo muy pausado pero con escenas de tiros que son tan crudas como un buen golpe a la mandíbula. Así que para los que quieran ver tiros y demás cosa golda, mejor les advierto de antes que no vean esta peli.
Y hablando de golpes a la mandíbula. Quienes sean de estómago frágil, mejor alejarse de las salas. A pesar de tener nula acción, estamos ante una de las películas más violentas desde lo visual (si no la mas) del año. El regodeo por la crudeza en los escasos tiros que se ven, o en esa paliza que le duelen los huesos a uno mismo, no es apto para todo público.
Otro elemento a destacar es la fotografía. Al igual que en la ya citada El Asesinato de…, acá también se ve un preciosismo en toda la ambientación. Si aquel western debería ser un ejemplo a la hora de filmar exteriores agrestes con pastizales, esta debería ser de visión obligatoria para quienes quieran filmar escenas con lluvia.
También comentar el reparto. En especial a James “Tony Soprano” Gandolfini. El nombre del famoso mafioso de la serie no lo puse solo para que sepan quién es el actor, si no que su personaje bien podría ser el propio Tony retirado y venido a menos. Especial atención a sus dos grandes monólogos, cargados de humor negro y un patetismo que roza lo perfecto. El otro, como no podía ser de otra manera, es Brad Pitt. Poco se puede decir de este pedazo de actor que no se sepa; su personaje se come la pantalla, y especial atención a la cantidad de verdades que dice en los últimos minutos de película.
Y precisamente con eso quería cerrar. Quizás no se note en un primer visionado, pero si se presta atención, cada vez que los personajes no hablan en la película, de fondo hay una radio o una tv prendida, y siempre están los discursos de Obama previo a su primer mandato presidencial. Esto no es arbitrario, ya que en esta época comenzaba a gestase el desastre económico mundial que aún nos azota. Y es que el dinero es el principal motivo de la película. Los gangster de acá no buscan venganza por sus egos heridos, sino porque todos están en semi bancarrota y cualquier dinero que les falte se justifica con la muerte.
Como dato curioso final, añado que en la película solo se ven dos mujeres máximo diez minutos entre ambas, y las dos son prostitutas. Al menos a mí me pareció curioso.
Mátalos Suavemente es una película con un ritmo muy lento, híper hablada, y que seguramente a varios les aburrirá por esperar una más de tiros y mafia barata. Quizás la mejor comparación que se le pueda hacer es con Drive, ya que ambas aparentaban pertenecer a un estilo cuando en realidad se cagan en eso.

Nota: 8


Un saludo matando a la distancia y sin sentimientos.
Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada