viernes, 21 de diciembre de 2012

Tanto tiempo, Tierra Media


El Hobbit: Un Viaje Inesperado   




Ya pasaron diez años desde nuestra primera visita a la mágica Tierra Media. Fuimos participes de las batallas en el Abismo de Helm y Minas Tirith. También vimos como Sauron y su Anillo Único fueron destruidos y nuestros héroes pudieron vivir plenos el resto de sus vidas. Pero toda historia tiene su génesis, y llego el momento de contarlo.

Bilbo es un aburguesado hobbit de Bolson Cerrado. Un día, una docena de enanos llegan sorpresivamente a su casa, incluso el mago errante Gandalf, ideólogo de la convocatoria que llevara al grupo a Erabon, antiguo reino enano ahora únicamente habitado por el dragón Smaug. Bilbo se verá obligado a dejar la comodidad de su casa y partir hacia la aventura.

Tras la lamentable (y ladritable) decisión de hacer tres películas de un libro de trecientas páginas, nos llega la primera parte de esta “Trilogía del Mediano”, donde se dará uno de los hechos claves para las posteriores El Señor de los Anillos.

Los diez años que pasaron desde La Comunidad del Anillo se notan, en especial en el apartado técnico. Y es que si las tres ESDLA eran impecables, con el avance de la tecnología se dio un paso más allá. Tanto la ambientación como los efectos por pc son soberbios.

Pero lo que en realidad destaco es el trabajo humano, empezando por Martin Freeman. Pocos conocían al actor inglés salvo aquellos que vemos la serie Sherlock (que recomiendo ver), asi que para la gran mayoría fue una enorme sorpresa ver como su actuación se come al resto del elenco en todas las escenas. Una excelente elección que fue correspondida con una magnífica actuación.

También felicitar a Peter Jackson. Tras dar mil y un vueltas, con Guillermo del Toro bajándose del proyecto y la latente posibilidad que esta peli jamás se filme, Jackson salió a dar la cara y se hizo cargo del proyecto. Y la magia sigue intacta, fue ver el primer plano del film y volver a Tierra Media de nuevo. Eso sí, de a ratos y en el tramo final, por restarle epicidad a la cinta se termina pareciendo más a un videojuego de plataformas que a una peli de aventuras.

Pero no todo es color de rosa. La película de a ratos se hace eterna, y es que con tal de meter cosas para chorear con tres películas, se terminan poniendo elementos que no cierran. El mejor ejemplo es Radagast, el mago zoofilico; personaje que se nota que está metido con vaselina y que come varios minutos al pedo.

El otro problema de guion es el “deus ex machina”. Este es un término que proviene del antiguo teatro griego, específicamente cuando el héroe estaba a punto de morir y un dios intervenía salvándolo y rompiendo con verosimilitud del relato. Reemplacen al dios griego por Gandalf y las águilas y entenderán de que hablo.

De todas formas estas críticas son ínfimas comparadas con las virtudes que tiene EL Hobbit, que sin dudarlo digo que es la mejor peli de aventura del año.
La vuelta a la Tierra Media, ver a personajes queridos como Gandalf o Gollum, Martin Freeman comiéndose la pantalla como Bilbo y ser un miembro más del grupo de enanos son suficientes motivos para ir a verla.

Nota: 9

Un saludo partiendo a la aventura.


Jorge Marchisio
Mi Face Yorsh A. Romero
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada