viernes, 20 de julio de 2012

Nace la leyenda


El Caballero de la Noche








Luego del éxito de taquilla y de critica que resulto Batman Inicia, la secuela caía de madura. Y viendo el final de dicha película, era obvio que veíamos el retorno del némesis por excelencia del murciélago, el Guasón.

Tras confirmar que la mayoría del reparto original repetiría en sus papeles, siendo solo Katie Holmes la que (por suerte) salía en lugar de la más bella y más talentosa Maggie Gyllenhaal, la gran pregunta era quien interpretaría al príncipe de los payasos.

La respuesta no se hizo esperar, y entre una multitud de quejas y llantos (donde yo también participe), el elegido era Heath Ledger. Los argumentos de dichos reproches eran miles, que no le llegaba ni a los talones a Jack Nicholson, que solo era un actor para las quinceañeras calentonas, que era demasiado  lindo para hacer de malo y blablablá.

Pero, como a las productoras poco les importa lo que piensen los fanboy (y lo bien que hacen), el proyecto siguió adelante, hasta el esperado primer tráiler, donde absolutamente todo el mundo se quedo con cara de  “WTF?” al ver al nuevo y siniestro Guasón. Lamentablemente la repentina muerte de Ledger hizo que la campaña publicitaria se centrara en Harvey Dent/Dos Caras.

Con un hype in crescendo llego el día del estreno, y las salas de cine explotaron. Parecía raro que hasta parte de la critica especializada (ósea, los que no son resentidos) hablaran de obra maestra, o la mejor película del año. Pero cuando uno recién la pudo ver, confirmo esas sentencias.

Si Batman inicia había dado el punta pie inicial a lo que seria la era de oro del cine de superhéroes (donde actores y directores eran elegidos por ser funcionales), El Caballero de la Noche llevo al sub genero a un escalón mas arriba, uno al que aun hoy ninguna otra cinta de encapuchados pudo llegar.

No solo mantiene lo bueno de su predecesora, si no que lo potencia y corrige algunos pequeños errores, en especial en las secuencias de pelea. La historia es mucho más redonda, logrando unir el mundo de Wayne con el de Batman, las actuaciones son excelentes, si bien Ledger se llevo todos los aplausos, Aaron Eckhart crea un gran Harvey Dent, Gary Oldman gana protagonismo y se consagra como el mejor Gordon de la historia.

Pero mas allá de eso, la historia en si es digna de premio a mejor guion, con muchas reminiscencias al cine del policial negro, brillantemente camuflado con la rimbombancia de los superhéroes.
Tras el éxito de El Gran Truco, Nolan se consagra como uno de los mejores directores actuales (a pesar del grupo de detractores para hacerse ver que tiene) llevando a un simple héroe mucho mas allá de una peli de acción.

El Caballero de La Noche se convirtió en una película de culto, por méritos propios, por el morbo de la muerte de Ledger, y por contar con uno de los mejores villanos en la historia del cine.

Un saludo estando serio

Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada