viernes, 12 de octubre de 2012

Paz, amor y marcianos


Pájaros Volando








Todo aquel argentino que no viva en un termo sabrá que el nombre de Diego Capusotto es sinónimo de humor bizarro y barato, con personajes que siempre rodean el mundo de la música y el patetismo, nadie dudaría que además, es uno de los tres mejores comediantes de los últimos diez años.


De todas formas, es extraño el “fenómeno Capusotto”, ya que sus pocas películas como protagonistas no fueron los éxitos comerciales que se supondrían de alguien con tantos seguidores. Y es que donde su éxito siempre se dio en el canal estatal y en la pagina de YouTube.

Sin desviarnos de tema, pasamos a comentar la peli. José es un ex rockero que pego un hit en los 80, pero que aun no asume que sus quince segundos de fama ya pasaron. Viviendo en una pensión y atendiendo una remiseria, tiene una vida bastante monótona. Todo cambia cuando llega su primo (y ex baterista de la banda) Miguel, quien lo invita a mudarse junto a su familia al pueblo de Las Pircas (cerca del pueblo de Ojote, en la localidad de Tijereta) un pueblo de artesanos perdido en la cierras de Córdoba. Dicho poblado es una comunidad rural llena de hippies, quienes aseguran estar en constante contacto con el cosmos y los extraterrestres.

Toda esta bizarreada esta a cargo de Néstor Montalbano, mente detrás de los ciclos De la Cabeza, Cha Cha Cha y Todo x 2 Pesos. Además de dirigir varias obras teatrales donde participaban el propio Capusotto cuando hacia dupla con Fabio Alberti.

Quienes conozcan algo de la obra de Montalbano sabrán que clase de humor hace, siempre basado en el ridículo con personajes patéticos pero entrañables.

Pero no solo de bizarreadas vive el hombre. Su obra siempre habla de la lealtad y amistad entre los hombres, así como también todos tienen su lugar en el mundo, solo que aun no lo encuentran. Estos dos elementos están muy claros en la peli que nos ocupa hoy, si no, fíjense en todos los personajes masculinos importantes, todos tienen un amigo al que le son leales, mientras que las mujeres están relegadas a un segundo plano y siempre andan solas sin otra compañera.

Extrañamente a la película le fue bien en la critica (digo que es extraño porque nunca comprenderé el criterio de esa rara especie que son los críticos de cine), obteniendo buenos resultados tanto en medios gráficos o radiales. La nota la tuvo que dar la audiencia, dándole la espalda a un film humorístico nacional. Ya saben lo que pienso de estas incoherencias.

Pájaros Volando no es una película para todos. Muchos la verán como algo estúpido o sin sentido, pero es ahí donde radica su mayor encanto, en contar una historia amena y graciosa con pocos recursos, haciendo del talento la mejor herramienta.

Atención a la cantidad de cameos que hay durante toda la peli.

Un saludo desde la cierra.

Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada