martes, 12 de noviembre de 2013

Japón, amor y poca acción


The Wolverine   





Después del despropósito que resulto ser X Men Orígenes: Wolverine, y el éxito de crítica positiva que tubo X Men: Primera Generación, algo quedo claro para varios, el personaje de Logan se podía tomar unas vacaciones. Digo para varios porque se ve que los productores no tomaron nota de esto, y decidieron darle al animalesco mutante otra oportunidad más como protagonista. Acá el resultado.

Wolverine aun pena por haber matado a Jean, es por eso que vaga por los bosques como un vagabundo. Su vida pasa aislada de los demás hasta que es encontrado por Yukio para viajar juntos a Japón. Ahí es cuando Logan volverá a verse con el viejo Yashida, a quien le salvo la vida de joven y que por eso mismo ahora quiere recompensarlo. Lo que no sabe el mutante es que su viaje implica más de un secreto que desconoce.
 
Los que conocen al personaje desde los comics, sabrán que el arco argumental en Japón es fundamental para el héroe de las garradas de adamantium. Y para los que no sabían, les cuento que es clave en su historia porque ahí es donde aprende a combatir con varias técnicas de artes marciales, incluyendo la utilización de katanas. Además que conecta con la cultura oriental, y sobre todo, conoce a uno de sus grandes amores. Bueno, salvo esto último, olvídense de ver lo demás en la peli.

Y si, confirmo las sospechas de quienes no la vieron aun. Esta peli es mucho peor que X Men Orígenes: Wolverine. Pese a que aquella era absurda, incoherente, y se cagaba en un par de personajes queridos (Deadpool y Gambito), por lo menos era entretenida. Cosa que esta ni a eso llega.

Para empezar, el film adolece mortalmente de las dos horas que dura. Con la trama híper simple y plana que nos presentan, la cosa debería haber rondado los 80 minutos para que no se note tanto lo nada mismo que se ofrece.

Y es que si estamos ante una peli de acción, de superhéroes, donde lo mejor se ve hasta los veinte minutos iniciales, mal vamos. Si, leyeron bien, la peli es mirable hasta ahí.

De acción poca y nada. Encima la poca que tiene se la vio en los trailers pero comprimida. Lo más destacable de todo es una pelea dentro y en el techo de un tren bala.

Luego vienen unos cuarenta minutos que aniquilan el ritmo de la película y donde vemos al Logan más meloso, romántico y desdibujado que se vio hasta la fecha. Si, en toda peli hay una historia de amor (muchas veces metida con vaselina), PERO NO SE LE DA PUTOS CUARENTA MINUTOS. Y encima que el tiempo es excesivo, está mal hecha y filmada.

Ojo, no me quejo de que se le de prioridad a la psicología de los personajes. De hecho quejarse de eso es una pelotudes y denota que el que lo dice no sabe nada. Es por eso mismo que pelis como la trilogía de Batman, el Capitán America o Iron Man 1 son buenas pelis, porque sus escenas de acción están apoyadas en una trama que hace entender porque todos los personajes se comportan de la forma en que lo hacen. El problema es que acá está mal construido ese back, haciendo que a uno le dé lo mismo lo que pase con el héroe y los villanos.

The Wolverine es por todo esto la peor película sobre mutantes hasta la fecha, y eso es mucho decir viendo que la saga cuenta con “joyas” como X Men Orígenes: Wolverine o X Men: La Batalla Final.

Una pena porque Logan en el material original es uno de los mutantes más interesantes. Pero por malas historias que dieron como resultado pésimas pelis, el personaje está pidiendo un descanso a gritos. Cosa que no se va a dar porque es el protagonista de la próxima X Men: Días del Futuro Pasado.



Un saludo con las garras desafiladas.


Nota: 4


Jorge Marchisio
Mi face

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada