viernes, 15 de marzo de 2013

Venganza diluida


Parker



Si hay un sub género que le suele gustar a la mayoría es el de venganza. Da igual si el vengador a veces resulta ser el malo de la peli, uno siempre se termina identificando con él y queriendo que haga cagar a quienes lo perjudicaron. El problema es cuando los guionistas por pasarse de pretenciosos la terminan pifiando, como pasa en esta ocasión.

Parker es un asaltante profesional que trabaja por contratos. Es uno de los mejores en lo que hace, además que si puede prefiere no matar, y es conocido por cumplir y hacer cumplir la palabra en los tratos. En un trabajo con un grupo que desconoce, es traicionado por sus compañeros, quienes lo dan por muerto. Luego de recuperarse a medias, logra descifrar el próximo movimiento sus ex socios. Con la ayuda de una vendedora de inmuebles, decidirá devolverles el favor.

Seguramente todos se acordaran de esa pequeña joyita de finales de los 90 llamada Payback (Revancha por estos lados) protagonizada por Mel Gibson. Bueno, esa peli estaba basada en un libro de la saga de Parker, pero por cuestiones de derechos, se le tuvo que cambiar el nombre al protagonista por el de Porter.
Les traigo este dato nerd para que sepan porque esta peli se parece bastante a Revancha. Y en especial en lo que es al esqueleto argumental, ya que ambas parten de una traición luego de un trabajo y la posterior venganza del protagonista. Y ahí terminan las similitudes.

Parker parte de la premisa de la venganza como motor que impulsa la historia. Es por eso que lo mejor de la peli por lejos es el inicio con el atraco que termina en traición, y el final donde el protagonista sacia su sed de sangre. Pero lo del medio, el famoso segundo acto, que es el más largo de los tres y por ende debe ser el más interesante, hace agua por todos lados y en más de una vez termine bostezando.

Muchos le achacaran esto a la presencia de Jennifer Lopez (que a sus cuarenta y largos esta mejor que a los veinte) en el film. Pero la verdad es que su actuación no es mala (tampoco buena), pero su personaje está metido con vaselina, y con ella en escena la trama se diluye entre un romance mal construido, una 
investigación/preparativos previos bastante pobres y una sucesión de chistes que rozan la vergüenza ajena.

Una pena que por meter una cara famosa en la peli se le allá sacado protagonismo al grupo de villanos, que son quienes realmente importan. En especial el líder, interpretado por Michael Chiklis (la cara detrás del maquillaje de La Mole en Los 4 Fantásticos), quien a pesar de salir poco tiempo en pantalla logra construir un buen contrapunto para el héroe.

Dentro de lo  bueno de la película, destacar también a Jason Statham. Que sí, siempre suele hacer el mismo personaje, pero acá imprimieron cosas del Parker de los libros a su homónimo en pantalla. En especial a la hora de verlo recibir tiros y golpes constantemente, algo bastante raro en la filmografía del británico.

Parker no es una mala película, de hecho tiene una primera hora inicial bastante intensa, y unos quince minutos finales bien logrados, pero todo lo del medio roza lo tedioso. Y así como los guionistas supieron construir un buen protagonista, alejando un poco a Statham de lo que siempre suele hacer, por querer hacer una película que abarque mucho, terminaron apretando poco.

Ese es el problema de no saber las limitaciones que se tienen a la hora de hacer una película.

Un saludo planeando mientras boludeo.


Nota: 6


Jorge Marchisio
Mi face

1 comentario:

  1. no estuvimos muy lejos... yo le di un 7 jaja
    Nor

    ResponderEliminar