martes, 10 de marzo de 2015

Denuncia ya vista



Kill the Messenger   



Gary Webb es un periodista que tuvo su momento de fama en sus inicios, pero ahora es uno más en el periódico donde trabaja. Buscando un desafío, y volver a posicionarse entre los suyos, empieza a investigar el enorme trafico de crack que esta sufriendo USA. A medida que Webb empieza a tirar del hilo, va descubriendo que el gobierno, precisamente la CIA, ayudo a introducir la droga al país. Ahora Webb se pondrá en la mira de mucha gente a la que no le gusto que hable tanto.

El cine de denuncia o investigación es casi un género en sí. A la mente se me viene la genial JFK como emblema en esta categoría, y quizás la mejor de todas las películas de este tipo.

Pero para lograr hacer algo así, los guionistas deben involucrarse e investigar el tema, lo que vulgarmente se llama “ensuciarse las manos”, metiéndose ellos mismos en los chanchullos que denuncian casi tanto como los protagonistas de sus historias; si no, la cosa queda en algo banal y cliché.

Y por desgracia este es el caso. A todos nos gusta ver a los yanquis descubriendo sus propias miserias y metidas de patas, pero pocas veces eso que prometen en sus películas de denuncias termina pasando. Para peor, juegan a mostrar algo que incomodara a varios, pero visto de desde afuera la cosa se queda a media tintas.

A eso hay que sumarle cuando se llevan a las pantallas historias reales, con gente que si existió de verdad, como el propio Gary Webb y su investigación. De hecho, el film es una mezcla de adaptaciones del propio libro escrito por Webb llamado Dark Alliance, y otro del autor Nick Schou bajo el nombre de Kill the Messenger: How the CIA´s Crack-Cocaine Controversy Destroyed Journalist Gary Webb. Y sin haberlos leído, estoy seguro que la película no está a la altura del material que adapta.

Y es que uno supone que si se mete con su propio gobierno (y más si es el de Estados Unidos) la va a pasar bastante mal. Le empezaran a hacer la vida imposible, a revolver en el pasado de uno, amenazarlo físicamente a el y a su familia. Bueno, nada de eso pasa; y la verdad ver como punto de mayor riesgo para el protagonista el hecho de que le roben la moto, da bastante gracia.

Por lastima el elenco tampoco está muy bien aprovechado y no logra salvar el flojo guion. Jeremy Renner se carga la peli a sus espaldas y logra transmitir bien la desesperación de un hombre que está por descubrir una bomba atómica y todos le dan la espalda o lo amenazan. El resto del reparto apenas cumple a secas, con unos Andy Garcia y Ray Liotta haciendo casi de cameos más que de personajes.

Y habría que matar al que maquillo a Mary Elizabeth Winstead. Es un pecado afear a una chica tan linda.
La dirección tampoco ayuda demasiado; estamos ante esas direcciones genéricas sin personalidad,  por parte de un director que si vemos su filmografía no hizo nada destacable más que un par de capítulos de series.

Poco queda por salvar de esta película, salvo la actuación de Renner y un inicio que promete muchísimo. Pero el resto de la película es demasiado blanda para la premisa que propone la historia,  termina pasando como una película más del montón.


Lástima que por guionistas tan poco arriesgados, se trunco algo que podría haber sido como mínimo entretenido.



Un saludo sin investiar nada.



Nota: 4
Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada