viernes, 24 de febrero de 2012

Clasicos



Virgen a los 40


Había acaso una película que nos identifique mas como para ser la primera entrada del blog??

Si bien la mayoría de las películas de Apattow tratan sobre gente (en especial hombres) que aun no dieron el paso a la madurez total, ya sea por vagancia, adicciones o simple estupidez, constantemente se nos presentan personajes con actitudes de adolecentes irresponsables, que llegan a un punto de su vida donde ellos mismos se dan cuenta que es hora de crecer.

Este es el caso de Andy (Steve Carrel), un cuarentón que debido a sus reiterados fracasos sexuales en la adolescencia, prefirió refugiarse en el mundo de los videojuegos, muñecos de colección y maquetas a escalas. Tras meter la pata con un comentario delante de sus nuevos amigos, estos últimos se pondrán como objetivo lograr que Andy pierda su virginidad.

Si a priori la sinopsis resulta ridícula y divertida en partes iguales, ver la forma en que se llevo a cabo supera lo pensado. La casa de Andy es el sueño de todo nerd, muñecos de primera edición en sus empaques originales, un cuarto destinado a la fabricación y exhibición de guerreros y maquetas medievales, e incluso una silla freak con botones que remplazan el control de una consola de videojuegos.

Pero no toda la historia se sostiene en Carrel, sus amigos de la ficción son casi o mas inmaduros que él, ahí podemos ver al soltero empedernido en búsqueda de sexo salvaje, el que tiene novia pero no es lo suficientemente adulto como para mantenerse fiel, y aquel que no logra superar la separación con su ex novia tras varios años; a ellos se le suman un hindú con problemas de violencia y la jefa de todos ellos que roza el acoso sexual para con Andy.

Más allá de la buena elaboración de personajes, el otro gran punto fuerte se encuentra en el ritmo. Los gags están distribuidos con gran inteligencia, por mas que las situaciones que se ven en pantalla rocen lo absurdo y ridículo, al estar construidas con un tono pausado y contar con personajes bien definidos en los que apoyarse, uno termina olvidándose del verosímil para finalmente entregarse a la risa.

Por ultimo, otro de los aciertos del film es la elección de Steve Carrel para el rol principal. Si bien no era una cara nueva en el cine por ese entonces, siempre había hecho secundarios sin mucho peso, salvo el recordado reportero rival de Jim Carrey en Todopoderoso. Los rasgos naturales de “buenudo” que tiene Carrel acentúan aun mas el grado de freakismo y patetismo actuación termina siendo bastante organica, para nada forzada.

Seguramente varios de los lectores de este pequeño espacio vieron Virgen a los 40, y tras leer nuestro latiguillo, su inclusión entre la lista de clásicos no puede ser objetada.

Jorge Marchisio.
 https://www.facebook.com/profile.php?id=100001110025628

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada