lunes, 10 de septiembre de 2012

El osito calenturiento


Ted




Seth MacFarlane sorprendió al mundo con su irreverente serie Padre de Familia. Si bien desde un inicio se la comparo con Los Simpson, con el tiempo MacFarlane demostró un estilo propio, a base de un humor híper acido, racista, xenófobo, soez, machista y cuanto calificativo le caiga a alguien que no duda en hacer bromas con cualquier tema.


Luego de los tres films de Padre de Familia donde se parodia a la trilogía original de Star Wars, Seth MacFarlane decide dar el salto a la gran pantalla en un filme live action, es decir, con personas reales.

Ted cuenta la historia de John, un niño sin amigos que todos los chicos del barrio (hasta el judío golpeado) marginaban. Para navidad recibe como regalo un oso de peluche al que llama Ted. Deseoso de tener amigos, ansia que el muñeco cobre vida, deseo que por desgracia se cumple. Veintisiete años después, John vive con su hermosa novia Lori, y con el libertino Ted, el problema es cuando su novia se da cuenta que John jamás va a madurar si sigue siendo amigo del ahora fiestero Ted.

Esta claro que una cosa es hacer humor con dibujitos y otra con gente, no es lo mismo poner a un perro que habla o a un bebe con actitudes de sicario a intentar hacer lo mismo con un oso de peluche que interactuar con gente real. Aun así el tráiler transmitía buenas vibras, pero como suele ser normal, en los avances se utiliza lo mejor de la película. En este caso el tráiler estaba compuesto por las cosas que se podían mostrar, porque es el 5% de lo que realmente representa Ted como película y personaje en si.

El pequeño felpudo es la estrella máxima de la historia, haciendo reír a carcajadas con su actitud despreocupada, siendo una especie de Stiffler de American Pie pero veinte veces mas sacado. Además del osito (con la voz del propio MacFarlane), tanto Mark Wahlberg y Mila Kunis aportan unos cuantos chistes, pero sobre todo, la parte emotiva de la narración, necesaria para prepararle el terreno a los chistes zafados de Ted.

Junto a ellos tres podremos ver varios cameos que no revelare, así como constantes referencias a la cultura pop americana, pero en especial, a esa hermosa década que fueron los ochenta.
El ritmo de la película esta bien distribuido, ya que es constante, teniendo casi un chiste por escena. Este creo que es uno de los grandes aciertos, ya que por lo general en las comedias, solo hay dos o tres momentos cómicos (y que siempre los meten en el tráiler). Por suerte acá esto no pasa y el humor es constante, solo decayendo un poco en el final, dando paso a la emotividad porque en esta película se habla y mucho sobre la amistad.

Y eso es otra cosa a destacar. Seguramente la gente simplista va a tachar al film de que es soez, obvio, ridículo y demás adjetivos que solo dejan en evidencia que nunca en su vida vieron Padre de Familia, pero la película por debajo tiene un mensaje. Y es que la amistad y el amor son dos de las cosas más hermosas de la vida, pero uno debe trabajar para conservarlas, y no pasarle las culpas a la otra persona.

Ted cumple todo lo que promete ser, sacando carcajadas desde lo profundo del estomago, algo que hoy en día pocas comedias logran.

Ojala que Seth MacFarlane siga haciendo films con actores reales, pero sobre todo, que vuelva a utilizar a Ted, ya que se convirtió en un icono instantáneo de la comedia actual.

Un aludo viendo cierto programa de los 80.

Jorge Marchisio


Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada