viernes, 1 de febrero de 2013

La hija de puta que lo filmo


La Noche Más Oscura   








Luego de que con su Vivir al Límite destrozara en los Oscar a Avatar, Kathryn Bigelow se puso en el centro de atención. Injustificadamente se acusó a la peli de ser pro yanqui, fascista o propagandística para con el ejército. Va, otra vez salieron los Ned Flanders a hablar por hablar, como saldrán seguramente con el nuevo film de Bigelow.

Tras el atentado del 11S, Maya, una empleada de la CIA es transferida a Pakistan. Recién llegada al lugar ve los métodos de tortura que aplican sus compatriotas para hacer a hablar a los terroristas islamitas. Con el paso de los años, y de varios atentados, la misión de Maya va cerrándose sobre una sólida pista que la llevara al hombre más buscado del planeta, Osama Bin Laden.

Una de las principales polémicas que trae la peli en sus espaldas es la de ser híper patriota y pro yanqui. Nada más lejos de la realidad. Quizás la mayor virtud del film radica ahí mismo. Y es que solo se limita a contar los sucesos, sin tomar partido por ningún “bando”. 

La peli es muy fría, casi como si fuera un documental actuado. Además el hecho que la estructura argumental está dividida en capítulos le da un estilo a serie total. Pero también la dota de dinamismo a una historia que abarca diez años.

Pero con eso no  quiero decir que la película sea lenta. Para nada, es muy intensa. Si puede marear al principio cuando se dan una catarata de nombres y datos, pero son solo al principio, luego la historia se centra en la personalidad de la protagonista.

Y acá me doy pie para alabar el trabajo de Jessica Chastain. La hermosa colorada interpreta a un personaje muy complicado. Y es que al principio vemos como siente repulsión al ver los violentos métodos que se utilizan para obtener información; pero a medida que la cosa avanza, va mutando hasta prácticamente tomar la misión de atrapar/matar a Bin Laden como una venganza personal. Atención a su plano final, pocas actrices pueden sostener esa actuación.

Pero, si bien la Maya de Chastain se come la película, el resto de los personajes está a la altura. Ahí tenemos el interpretado por Jason Clarke, que sería lo opuesto a Maya, empieza siendo un violento interrogador para terminar como un burócrata más de traje en Washington. Kyle Chandler también interpreta a otro burócrata, atrapado en una maraña política en la que prácticamente hay que pedir un permiso escrito para tirarse un pedo. Finalmente esta Jennifer Ehle en lo que aparentemente es un personaje intranscendente que termina volviéndose clave en la vendetta de Maya.

Para finalizar, comentar la dirección magistral de Bigelow. Además del tono con el que cuenta la historia (ya lo explique al principio), nos regala los cuarenta minutos más intentos del año. Y es que toda la investigación (que dura la mayor parte de la peli) es el preámbulo para el posterior asalto a la fortaleza donde se refugia Bin Laden. El resultado ya lo conocemos todos, pero la forma realista, sin épicidad ni heroísmo berreta. Es otro ejemplo que se puede hacer una película militar sin caer en la obviedad. Luego de ver el film sigue siendo un misterio porque ignoraron a Bigelow en los Oscar de este año.

La Noche Más Oscura vuelve a mostrar la capacidad de una mujer que a pesar de tener mucho talento y peliculones encima (es la directora de Punto Limite, peli de culto si las hay), sigue siendo ninguneada por ser mujer. Pero más que nada, muestra que lo mejor que se puede hacer ante estos films controvertidos, es mirarlos y analizarlos bien antes de ladrar al pedo.


Nota: 9


Un saludo siendo objetivo.


Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada