martes, 25 de marzo de 2014

Señores del mar y el ron


Black Sails   





Hace unos meses tanto por cable e internet, se empezó a promocionar una nueva serie, ambientada en el mundo de los piratas. El mundo donde se movía, así como también el slogan de “de los productores de Spartacus” nos hacía pensar que estábamos ante la sucesora de esta última ¿Lo termino siendo?

Todos los piratas viven un buen pasar en la isla de Nueva Providencia, bajo la protección y guía de los Guthrie. Pero el Capitán Flint tiene a su tripulación en búsqueda de información de lo que parece una leyenda que los podría convertir en millonarios a todos. Flint deberá encontrar al Urca de Lima y su tesoro, mientras intentara evitar un motín a bordo.

Una vez más estamos ante esos casos donde la publicidad perjudica al producto. Se quiera o no, el slogan que decía “de los productores de Spartacus” le termino jugando en contra a la serie. Básicamente porque todos esperamos que sea del mismo nivel que la tira protagonizada por los romanos, cuando los piratas terminaron demostrando que estaban a varios kilómetros por debajo.

No, no es una serie de mierda, pero si es bastante irregular. Pero pese a su corta duración de ocho capítulos, termino sintiéndose larga la cosa.

Además de la trama principal, para darle un poco de onda, se metió una sub historia de intrigas en el propio barco, con la lealtad del Capitán en duda, su historia personal. Así como también contaron la rutina de la isla, la función de cada uno y como es que una hermosa rubia termina siendo la cabeza principal de toda la hermandad pirata.

La idea de agregar todo esto, en si es buena, pero no fue bien llevada a cabo. La sub trama del Capitán y su vida personal termino aburriendo, y al intentar seguir explorándola en eventuales temporadas, quedo demasiado inconclusa y a pocos le termino importando que pasaba. Quizás lo más interesante de estos agregados fue lo visto en los episodios finales y que involucra al Capitán Vane.

De todas formas si se nota que está producida por los mismos responsables de Spartacus. Pese a que a nivel argumental flojea bastante, el apartado visual es de pt madre.

La recreación de esa isla caribeña de principios de 1700 es impecable. Y siempre manteniendo un aspecto realista, alejándose del ya aburrido arquetipo establecido por la sosa saga de Piratas del Caribe. Así que si quieren ver piratas tambaleándose, gesticulando y con los ojos delineados, esto no es para ustedes.

Quizás  si se notara la falta de presupuesto en lo poco explotado que está el tema de los enfrentamientos navales. Solo tres veces vemos a los piratas abordar y luchar con los barcos, el resto de la trama sucede en la isla. Pese a que se las ingeniaron bien para que no se note tanto, al ver algo relacionado con piratas si se echa en falta más mar y navíos y menos tierra firme.

Siguiendo los pasos recorridos por el gladiador romano, en esta ocasión tampoco veremos caras conocidas en el reparto. Pese a esto cada actor cumplió bastante bien su rol; siendo quizás Zach McGowan y Clara Paget los peores con diferencia al sobre actuar tanto sus personajes.

Lo interesante de Black Sails, es lo que se deja entrever dentro de la historia propiamente dicha. Sí, tenemos los piratas, un capitán que usa su tripulación para turbios asuntos, y otros personajes que solo buscan salvarse económicamente ellos cagandose en los demás. Pero también se ve algo que si uno mira con atención, está ahí.

La serie se sitúa en el final de la edad de oro de los piratas. Al ver cada acción de los personajes, si sabemos interpretar, notaremos que básicamente quieren mantener un estilo de vida que la realidad política y económica de ese mundo ya no les permitía vivir. Estamos ante el principio del fin para los corsarios.

Black Sails es una interesante propuesta, que debería pulirse más y ver bien que se quiere contar. Habrá que ver cómo le fue en los números para saber si tenemos segunda temporada o no.



Un saludo izando la bandera negra.



Nota: 6



Jorge Marchisio
Mi face
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada