viernes, 28 de marzo de 2014

El soldado fugitivo


El Capitán América: El Soldado del Invierno   





Estamos en plena Fase 2 de Marvel, y era el turno que le toque la secuela al Capitán América. Luego de la muy lograda primera entrega, la mayor duda que teníamos era como iban a hacer para situar al soldado en la época actual, y que historia darle, sin tener que recurrir a los demás Vengadores. Y creo que hubo solución más perfecta.

Steve Rogers intenta acostumbrarse a vivir en el nuevo siglo, mientras que es el mejor agente para situaciones extremas en Shield. Luego de un atentado contra Nick Fury, la estructura  de la organización flaquea y Rogers es puesto como un fugitivo de la ley. Ahora el Capitán deberá limpiar su nombre mientras busca pruebas de que es lo que hay detrás de los asuntos turbios de Shield.

Inicialmente se había dicho que este film iba a tirar para el lado del espionaje, y no tanto en el heroísmo estilo Marvel. Bueno, si leyeron eso, habían dicho la verdad porque el film es así.

No sé si los guionistas aprendieron de los errores de Thor 2, u originalmente ya tenían decidido hacer esta película así, pero sea como sea, desde este humilde lugar, solo queda decir BRAVO.

Lejos de llenar la película con tiroteos y explosiones cada cinco minutos para que el espectador se asombre mientras las cosas le saltan en la cara, los responsables de esto decidieron enfocarse en una trama digna de las buenas películas de espías.

Ahí tenemos un atentado de muerte con la posterior inculpación de alguien inocente que debe demostrar su inocencia mientras es perseguido, todo mientras hay un gran contra reloj que solo le complica las cosas aún más al protagonista. Estoy seguro que si le cuento así la película a alguien, me va a preguntar si le estoy hablando de El Fugitivo o algún film similar.

Además que POR FIN se dieron cuenta que no es necesario superpoblar de chistes todas las películas. Si Thor 2 era el sumun de los gags sin gracia, acá estamos ante una de las películas más serias de Marvel.
También en esta ocasión vemos lo bueno que es tener un universo cohesionado entre todos los héroes que ya conocimos o vendrán; así que atentos a nombres que salen en pantalla o alguien dice.

Del reparto poco más que decir, ya que conocemos a todos. Evans sigue demostrando que fue la elección perfecta para el papel, Jackson lo mismo además acá le dan más protagonismo. La Johanson pese a sus limitaciones ya nos acostumbró a su Viuda (infaltable los primeros planos a su culito).

De los personajes nuevos solo se puede hablar bien. Sam Wilson funciona a la perfección y no está metido con vaselina, de hecho nos queda bien en claro que es el inicio de una amistad y futuros trabajos juntos. Redford cumple sin despeinarse, y el dichoso Soldado del Invierno es lo que tenía que ser. Cada aparición suya está rodeada de misterio, y verlo en acción es una muestra de lo letal y peligroso que es; muy bien construido el personaje.

Quizás una de los pocos defectos que tiene la peli es que de a ratos la cámara se vuelve parkinson, sobre todo en las peleas cuerpo a cuerpo.

Eso sí, pese a esto, las escenas de acción son muy buenas. Son pocas pero muy bien filmadas, y a destacar, con armamento normal de nuestra realidad. Ametralladoras, cuchillos, cañones y granadas se hacen presentes, sin la necesidad de recurrir a armas alienígenas o cosas raras.

Capitán América: El Soldado del Invierno es una gran película, no solo de superhéroes, si no del cine en general, que difícilmente sea superada en el género de acción este año.

Solo se espera que Marvel tome nota de lo positiva que está siendo la crítica general y especializada para con el film, así sigue este camino y no el del dios nórdico. Mientras, nosotros a la distancia divisamos a unos tales Guardianes de la Galaxia.




Un saludo desconfiando de todo el mundo.



Nota: 9



Jorge Marchisio
Mi face  Yorsh A. Romero
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada