sábado, 5 de abril de 2014

Y el agua limpio la maldad del mundo


Noé    







Luego de esas dos grandes joyas del cine que son The Wrestler y El Cisne Negro, Darren Aronofsky se instalo definitivamente como uno de mis directores predilectos; de esos que uno va a ver cualquier peli toque el tema que toque. Y en esta ocasión se metía con algo que no me genera un mínimo de simpatía, como es la religión, pero, siendo un film de Aronofsky, había que verlo.

Noé es uno de los descendientes de Set. Luego de la muerte de su padre, vive con su familia alejado del mundo. Cuando en un sueño recibe una visión, sabe que Dios le encomendó la fabricación de un arca para albergar a los animales que serán salvados de un devastador diluvio. Pero la tarea no será fácil, ya que los descendientes de Cain querrán tomar la el arca para salvarse ellos.

Antes de arrancar con la critica, tengo que aclarar que soy agnóstico, así que no pienso valorar el film por su fidelidad a la historia biblica. Además que salvo que Noé fabrico el arca, poco mas sabia de este relato.

De todas formas, por si hay alguno que viva en un termo y no sepa nisiqueira eso, el film se encarga en su comienzo de explicar la historia de la creación a base de esas molestas letras que van saliendo en pantalla.

Mal augurio para mi, ya que quienes recurren a eso es que ni se gastaron en pensar una forma de mostrarlo desde lo visual sin pegar un texto.  Y así como Noé tuvo su visión acertada, yo también.

El film no es malo y ni de lejos tendría que estar entre las peores pelis del año, pero viniendo de quien viene, que no titubeo en mostrar como un brazo debe ser cortado por la gangrena de tantos pinchazos de heroína, o como una mujer le practica sexo oral a otra, esta vez haya sido TAN políticamente correcto.

No se si Aronofsky es catolico o no, o si de verdad quería contar su propia visión sobre el mito del arca, o si a mitad de camino se dio cuenta la que se le podía venir si se ponía a la iglesia en contra y por eso fue tan blandengue. Pero en lo que se refiere a incomodar al espectador, a perturbarlo y hacerlo sentir mal, falla estrepitosamente; porque debe ser la película mas blanca y ligth del realizador.

La película no solo decepciona a nivel argumental. Las actuaciones son todas pobrísimas, siendo quizás Jennifer Connelly la única que se salva, porque recién en la segunda mitad su personaje deja de ser un florero humano. Es una pena sobre todo por Ray Winstone, que por su modo de actuar no necesitaba que lo pongan a sobre actuar durante toda la peli.

Mención aparte a Emma Watson, la actriz mas sobrevalorada del momento. Físicamente cada vez se parece mas a un hombre con cara afeminada, y actuando es un ble enorme.

Como dije inicialmente, salvo lo básico de la historia, no conozco bien todos los detalles, pero me huele a que algunas cosas fueron agregadas por decisión del propio Aronofsky. Bueno, estos agregados me resultaron lo más interesantes de la peli (aunque de a ratos me hicieron acordar a los ents de ESDLA).

De todas formas también hay que ver el film como lo que es, un blouckbaster. Si se la mira como un tanque hollywoodense, la peli no decepciona para nada porque cumple con todos los requisitos básicos: actores famosos, actriz de moda, muchos efectos especiales, historia fácil de digerir.

Pero viendo de quien viene, al menos para mi es un fiasco total. Tanto por lo que comente que es una peli blanda, como también por el estilo del director a la hora de filmar. Salvo esos planes que parecen medio entrecortados, o como juega con las luces, el resto parece que la hubiera dirigido cualquiera a la película.

Noé seguramente le gustara a las personas religiosas y a los que no le piden demasiado a las películas, pero a quienes esperamos algo mas, ese plus de caldiad que nos dan algunos directores, estaremos de acuerdo que Aronofsky nos fallo.





Un saludo inflando el gomon.




Nota: 5



Jorge Marchisio
Mi face  Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada