viernes, 23 de mayo de 2014

El presente no está escrito


X Men: Días del Futuro Pasado    





Después de la enorme y grata sorpresa que resulto ser esa joyita de X Men Primera Generación, todos volvimos a tenerle fe a los mutantes luego de la mierdosa X Men 3. Con Vaughn a la cabeza, un nuevo reparto, la esperanza crecía en los fans. Pero el director británico estaba en otros proyectos, así que la nueva peli de la saga mutante cayó en manos del injustamente pegado Singer. Y Singer nos recordó porque es un buen director.

El presente está acabado. Los Centinelas tienen a los mutantes (y a quienes los ayudan) al borde de la extinción. En un último intento de cambiar las cosas, los pocos X Men que quedan mandan la mente de Wolverine al  pasado para evitar un hecho que desencadeno todos los sucesos futuros.

Brian Singer injustamente fue despreciado cundo se anuncio que él iba a estar detrás de este proyecto. Si uno ve X Men y 2, no se entiende porque la gente le tomo tanta manía a este director, siendo sus films de mutantes los que sentaron las bases de problemas existenciales y de identidad en el cine súper heroico actual.

Si al menos yo tenía miedo de que Singer decidiera pasarse por el culo todo lo bueno hecho por Vaughn en la anterior entrega. Y por suerte me cerró el culo.

Tomando los mejores elementos de su antecesora, estamos quizás ante el film definitivo de los mutantes.

AVISO, ARRANCAN LOS SPOILERS

Uno de los grandes aciertos fue el traer a Wolverine pero de forma muy medida. Si algo se criticaba de la trilogía inicial, era el excesivo protagonismo que tenía el mutante de las garras de adamantio. Bueno, acá supieron corregir eso de una forma muy simple.

Ya que la trama se sitúa en el pasado, antes de los experimentos de Striker, Logan esta sin el esqueleto de metal, por ende es menos invencible y destructivo en sus ataques, volviéndolo uno más del grupo; lo que se traduce a que el protagonismo está repartido en un grupo reducido.

Charles, Erik (ambos jóvenes), Raven, Bestia y Wolverine se reparten presencia en pantalla siendo la trama del pasado la que más predomina en la historia, con esporádicas apariciones de los mutantes de siempre en el presente intentando darle tiempo a la misión.

Quizás en este arco falle un poco el villano, Bolivar Trask, ya que su personaje en si es una especie de William Striker  (el de X Men 2) pero en versión enano. De todas formas Dinklage logra sacar adelante un personaje bastante cliché con su enorme talento.

En la parte del futuro/presente, no hay mucha historia más que ver a los X Men resistiendo como puede un ataque de los Centinelas. Acá predomina más la espectacularidad de los combates en grupo que una historia para contar.

Pese a sus muchos meritos la peli no logra ser lo perfecta que podría haber sido. Una vez más los poderes de algunos personajes son reducidos en su capacidad para que sean funcionales a la historia.

Ahí tenemos a Bishop que en lugar de cargarse de energía y dispararla el mismo, la usa para cargar su arma. Kitty Pride con un poder inventado para poder mandar a Logan al pasado.

Irónicamente lo mismo pasa en la historia del pasado, pero ahí si funciona. Y me refiero cuando vemos a Charles como un drogadicto con un suero que le permite caminar pero anula su poder mental.

También tenemos diez minutos con un personaje puesto con calzador (¿Peter? Maximoff). Quienes saben algo de los comics, sabrán que el mismo personaje será utilizado en Los Vengadores 2, por lo que su inclusión suena más a pataleta y querer usar al mutante antes que Marvel Studios, solo para joder.

De todas formas X Men Days of Future Past es una gran película, que sigue la estela de su predecesora y se posiciona con la misma como la mejor de la saga mutante. Además que logra corregir cagadas mandadas en los anteriores films. Todo un merito.




Un saludo corrigiendo el futuro.



Nota: 9




Jorge marchisio
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada