martes, 20 de mayo de 2014

Diabetes hecha película


Notting Hill    







Hay películas que por alguna razón son clásicos en el imaginario popular, y que uno por algún extraño motivo no vio. Este es soy yo con Notting Hill; aunque en mi caso particular sé porque no la vi: no soporto a Julia Roberts. Pero bueno, hay que ver de todo y haciendo uso de toda mi fuerza de voluntad me senté a disfrutar o padecer de esta peli.

Supongo que todos conocen la historia, pero para el que no se la acuerda o no la vio, ahí va.

William es un británico promedio, con una vida común, una familia que quiere, su amigo idiota y su pequeña librería. Todo cambia cuando un día una de sus clientas es Anna Scott, una mega estrella de Hollywood. Lo que parece un encuentro casual, se convierte en una atracción instantánea, solo con la diferencia que ella es una figura conocida mundial, y él un don nadie.

Primero voy a analizar la peli argumentalmente y luego voy a dar mi opinión, que ya se imaginaran cual es.

Una de las cosas por las que fue aclamado el film, es por su supuesta originalidad, donde ella es quien seduce a él, ella es la rica famosa y él  un nadie. Bueno, originalidad mis bolainas, estamos ante la clásica historia de Cenicienta mil veces vista, pero con los roles invertidos.

Para el que no sabe a que me refiero con el relato de Cenicienta, no hace falta mas que recordar las novelas de Thalia donde ella hacía de sirvienta/mucama/cocinera/trabajo poco remunerado para algún multimillonario, y contra viento y marea terminaba conquistándolo. Bueno, apliquen lo mismo acá pero al revés.

Sí, hay que admitir que no es algo que se seguido, pero es como un anti cliché. Sería como si en las pelis de acción el protagonista negro sobreviva y el rubio es el que muere tontamente.

Pero no solo desde el argumento la película es una cagada, si no prácticamente todo en ella esta edulcorado hasta el hartazgo y más que amor provoca ganas de suicidarse.

Si alguien comparte mi repulsión por Julia Roberts, ALEJESE DE ESTA PELI. Todo el film es una sucesión insoportable de primeros planos de ella con su sonrisa archí conocida (su única herramienta actoral por décadas). Eso y constantemente iluminada con un airea angelical para que uno siempre tenga presente que estamos ante una divinura de mujer.

A eso hay que sumarle que en cada escena medianamente romántica, suena el empalagoso tema She. Que si, capaz que como música para el clímax funciona, pero si lo vienen metiendo desde los primeros diez minutos, uno ya quiere matar a Elvis Costello y a toda su familia.

Entonces la pregunta del millón seria ¿Cómo un film con una historia tan básica, que exagera todo y además está mal actuada, se pudo convertir en casi un film de culto en su género? 

Es difícil de explicar pero lo voy a intentar simple y llanamente diciendo que el espectador promedio a veces es mas cuadrado que una hoja cuadriculada.

Así como gran parte de la gente disfruta de cosas como Transformers, Avatar  o Rápido y Furioso; es decir, películas que solo ofrecen explosiones, tiros, adrenalina y una línea argumental pobrísima que intenta justificar todas las escenas de acción; también hay otro tipo de espectador.

Sí, me refiero a aquellos que consumen películas de amor a miles, sin importarles lo realista que puedan ser. Y es que hay dos estilos de contar relatos románticos, el que siguen films como Antes del Amanecer o 500 Días Con Ellas, o sub productos como el que hoy nos toca.

Ósea, pelis que plantean una situación ridícula, pero que porque el amor todo lo puede,  la pareja termina junta, cuando todo lo que pasa en el medio capaz que es mas fantasioso que la saga El Señor de los Anillos…

Notting Hill es una mala película perteneciente al grupo que yo digo “cine de minitas”, que injustamente se estableció como referente de un género que dio obras maestras, pero que a veces la gente por terquedad, pone bodrios como estos en un altar.



Un saludo intentando recuperar dos horas de mi vida.



Nota: 3



Jorge Marchisio
Mi face  Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada