martes, 22 de julio de 2014

Necesidad por algo de coherencia


Need For Speed      







No es la primera vez que un videojuego es llevado a la gran pantalla. Los que rondamos los treinta años recordaremos esas horribles películas de Mario Bros o Mortal Kombat (aunque la primera no era aburrida al menos). Pero desde hace nos años el principal material de adaptación son los comics, mientras que esta clase de pelis salen en cuenta gotas. Y viendo el esperpento que nació de esto, entendemos por qué.

Tobey es un eximio mecánico y piloto en carreras ilegales. Luego de pasar dos años preso por una trampa que le tendió su rival en profesión, Dino, la única meta de Tobey es vengarse. Pero no será fácil, para poder humillarlo públicamente debe entrar en la carrera más importante del circuito ilegal, De Leon. Con la ayuda de sus amigos, y la hermosa e inteligente Julia, Tobey deberá atravesar medio país sobre un auto, evitar a la policía y a los caza recompensas enviados por Dino.

Antes de empezar con la masacre, debo decir que los videojuegos de conducción y carreras me aburren bastante, por lo que salvo ocasionalmente, no jugué a la saga Need For Speed, y por ende, no sé si esta peli está basada en alguna entrega, o fue solo”creación” de los guionistas; así que voy a juzgar la peli por lo que es, una peli.

Primero que nada este film va a darles esperanza a muchos estudiantes de cine, de que algún día podrán filmar sus proyectos. Porque me parece inexplicable como es que aprobaron el guion de esta cosa, o como el director dirigió tan mal un elenco mínimamente decente.

Seguramente muchos fans de Breaking Bad se acercaran a esta película por la mera presencia de Aaron Paul (como fue mi caso). Bueno, no caigan en la tentación y aléjense de esta porquería; porque lejos esta el ex Jesse de mostrar lo que vimos en la serie de la metanfetamina.

El villano y la chica también, pesimamente mostrados. El malo maloso es de risa, la mayoría de las maldades que hace son absurdas y patéticas, más como si fuera un nene grande y no un hdp. Lejos quedo esa actuación carismática que ofreció Dominic Cooper como Howard Stark. Y de Imogen Poots nada se puede decir. Para ser chica florero, se la pasa el 90% de la película sentada y solo podemos verle esos bellos ojos y nada más.

Como único merito que se le puede dar al director, es que en las persecuciones (que seguramente hay una cada diez minutos clavadamente), emula los planos vistos en los videojuegos. Tanto sea del auto de afuera, como las manos del conductor o la vista aérea e ese forzado vehículo aéreo.

Porque para que una película termine de ser mala con ganas, no solo están las pésimas actuaciones, el mal trabajo del director, sino también una trama estúpida e incoherente que insulta al espectador.

A grandes rasgos el esqueleto argumental es genérico. El bueno quiere derrotar y humillar a su rival en el medio que se mueven, y en el camino tiene que superar unas pruebas que lo harán descubrir cosas sobre sí mismo. Hasta ahí ningún problema porque de ahí salieron grandes películas.

El tema es que para poder ganarle a su contrincante, Tobey tiene que atravesar medio país a bordo de un auto (que encima al final usa otro). Si fuera una prueba de supervivencia podría haber pasado, pero el tema es que en un momento un amigo con un helicóptero lo hacen cruzar un enorme lago. Digo, porque no lo llevan colgando y ya. Y de esas hay varias situaciones absurdas, como verlos cargar nafta sin detenerse.

Lo que podría haber sido el inicio de una saga para competirle directamente a las Rápido y Furioso, termino siendo una de las peores películas del año, y que en comparación con la antes citada, la hace quedar como si estuviéramos hablando de la saga de El Padrino.

Need for Speed es lejos la peor película que vi en el año (y pensar que casi la veo en cine). No solo por desaprovechar a un actor en ascenso, o el nombre de una licencia que seguramente iba a atraer a varios fans; sino porque recurre a todos los tópicos obvios de esta clase de films, y para peor, cuando intenta ser original, solo hace sentir vergüenza ajena.



Un saludo odiando a los autos.



Nota: 2



Jorge Marchisio
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada