miércoles, 13 de agosto de 2014

Patriotismo prefabricado


Lone Survivor     








El cine bélico norteamericano desde hace mas de una década que al menos, para el resto del mundo, se volvió bastante insufrible y mediocre. Pese a que la mayoría de las pelis tienen algún buen tiroteo, esa ideología del soldado heroico dando la vida por su país (pero que pelea en guerras ajenas) ya es figurita repetida. Por eso a la hora de ver esta película tenia miedo de encontrarme más de lo mismo, como finalmente paso.

Un batallón de Navy Seals se encuentra apostado en un país de Medio Oriente. Mientras hacen su rutina diaria, a un grupo se le asigna una nueva misión. Infiltrarse en una zona boscosa y de montañas para encontrar a un líder terrorista local. Lo que parecía una simple misión de reconocimiento, termina siendo una brutal matanza para los soldados norteamericanos a base de los guerrilleros del lugar.

Como dije arriba de todo, la enorme sensación que me quedo cuando el film llego a su fin, fue pensar “ok, mas de lo mismo”. Pero mejor les explico porque.

Ante todo tengo que admitir que la película pese a lo que sospechan, no es una caca. No es aburrida, no esta mal actuada (pese a que en el elenco aparece el tronco de Taylor Kitsch), ni se hace larga innecesariamente. El mayor problema del film es que esto mismo ya lo vimos cientos de veces.

Por un lado tenemos un elenco compuesto de caras conocidas. Además del citado Kitsch esta Mark Wahlberg, Ben Foster, Eric Bana y Emile Hirsch. Todo el reparto cumple correctamente, pero es que con unos personajes tan planos como los que les dieron, poco se puede hacer.

Salvo el personaje de Kitsch al que le agregan el ya quemado tema de la familia que lo espera, el resto de los actores tienen personajes genéricos vistos mil y un veces. El gracioso, el bad ass, el coronel bueno, el sabio. La originalidad a la hora de construir personajes, brilla por su ausencia.

Al nulo trabajo para componer los personajes principales, debemos agregarle que tampoco se molestaron mucho en ponerles un trasfondo interesante a la misión. Son solo soldados en Medio Oriente, como podrían estar en Rusia, Asia o algún país africano.

Por suerte el director tiene la buena mano de saber filmar los larguisimos y salvadores tiroteos que están repartidos en las dos largas horas que dura la película. Con largos no digo que sean aburridos, porque son lo más destacado de todo el film. Digo que son extensos porque la mayoría dura más de diez minutos, y a partir de la primera media hora se hacen presentes.

Pero como cualquiera que le guste un poco el cine, sabe que una película no se hace a base de tiros por más que estén bien filmados. Y lamentablemente esta película solo tiene como mayor virtud eso y poco más. Eso si, a la hora de los disparos se ve todo claro y siempre sabemos quien le tira a quien, bien al estilo Michael Mann.

Hace un tiempo Kathryn Bigelow entendió que el cine bélico norteamericano debía cambiar el enfoque y mostró el rumbo a seguir; haciendo las historias más personales, centrándose mas en el individuo y no tanto en el conflicto en cuestión. Pero al parecer nadie de Hollywood supo tomar nota de esto y siguieron en la misma línea que venían teniendo esta clase de films.

Lone Survivor no es una mala película, pero repite paso a paso todos los puntos ya vistos quichisientas veces en los últimos veinte años.

Y como error y obviedad final, nos regalan unos minutos finales mostrando a los soldados como héroes; y recalcando que esto es una historia verídica. Esos soldados que son mandados a pelear a kilómetros de sus propios países, en conflictos bélicos que poco le incumben a USA como nación (sin tener en cuenta cuestiones económicas). Irónicamente esto que debería terminar de emocionar al espectador, le termina pegando el tiro de gracia a la película.




Un saludo vendiendo patriotismo berreta


Nota: 5


Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada