martes, 26 de agosto de 2014

Capas, capuchas y antifaces


La Era de los Súper Héroes      







Que los súper héroes están de moda nadie lo puede negar. Una muestra clara es que este año tuvimos cuatro films sobre ellos. A muchos ya los satura, pero a los que siempre fuimos fanáticos de estos personajes, estamos más que contentos. La era de los superhéroes se instalo en el cine.

Por un lado tenemos a Marvel Studios que ya anuncio que por casi diez años planea sacar anualmente una secuela e introducir a un héroe nuevo a su universo cinematográfico. Mientras DC en asociación con Warner Bros confirmaron también casi diez películas, incluida la esperada Superman v Batman.

¿¿Pero cuando empezó todo este auge?? Muchos dirán que con la primera entrega de Iron Man, pero creo que la cosa viene de bastante antes. Específicamente desde el 00 con X Men.

Seguro que a muchos les sorprenderá porque pongo a los mutantes como el puntapié inicial para esa Era de Superhéroes. Lo primero que hay que tener en cuenta que hasta ese entonces, principalmente en los 80 y 90 los films de estos personajes con poderes, salvo honradas excepciones como Hulk o las Batman de Burton (que a mí no me terminan de convencer) eran una mierda. 

Solo basta recordar esas pésimas adaptaciones que padecieron el Capitán América en el 90 o a David Hasselhof haciendo de Nick Fury en la pedorra peli homónima del 98 para darse cuenta que hasta la llegada de los alumnos de Charles Xavier, a los héroes se los trataba bastante mal.

X Men marco dos cosas. La primera fue presentar un grupo de gente con dones especiales trabajando en equipo (pese al excesivo protagonismo que iba a tomar Wolverine en la saga), y segundo y principal; se puso a buenos actores en los roles importantes, caso Ian McKellen y Patrick Stewart. Esto último término siendo algo clave para este sub genero.

Casi al mismo tiempo se estrenaba la primera Spiderman dirigida por Sam Raimi. Los que me conocen saben que salvo la segunda y algún momento de la primera, esta trilogía me parece bastante mala; pero eso es tema aparte.

¿Por qué meto a estas Spiderman acá entonces? Porque fue un paso hacia adelante para que el género sea tomado en serio por los productores. El film se volvió mega taquillero, además que siguió con la pauta de utilizar buenos actores (aunque del elenco solo se salvan William Dafoe y James Franco).

Si X Men puso el primer ladrillo al mostrar que se podría hacer algo entretenido y con un mínimo de calidad con los superhéroes, Spiderman los volvió populares y los acerco al público masivo. Ya sea porque el personaje es carismático, o porque era la peli pese a tener muchos errores terminaba siendo divertida, la gente se intereso por estos personajes con habilidades.

Luego de un par de secuelas de ambos films vino la que termino de solidificar el sub genero como algo masivo,  pero que le propina al espectador algo bueno, que lo dejaba pensando y que intentaba agregar otros matices pertenecientes a otros géneros: si, estoy hablando de Batman Inicia.

Inicialmente la película fue bien recibida pero fue más la crítica que el clamor popular la que recalcaba las virtudes del film. No es para menos, pese a que los superhéroes estaban iniciando su etapa de gloria, en el recuerdo general aun estaban esas bostas hechas por Schumacher y el pensamiento que predominaba era “otra más de Batman?”.

Con el paso de los meses la gente  le dio una oportunidad al film y se encontró con un producto adulto, enfocado a otro tipo de público no tan adolescente, alejándose así un poco de las Spiderman y X Men.

En el 2008 el género volvió a dar otro salto hacia adelante. Por un lado tuvimos la secuela de Batman, El Caballero de la Noche, que para muchos es el mejor film heroico hasta la fecha y el único que gano un Oscar importante (Ledger como actor de reparto). Todo lo prometido en Inicia acá se confirmaba y se acercaba aun mas al héroe tradicional a otro tipo de cine, en este caso, el policial negro.

Pero por otro lado Marvel Studios presentaba su primera película como productora cinematográfica, con un personaje no demasiado popular para el público común: Iron Man. El film fue un éxito rotundo de taquilla, de crítica, revivió la carrera (que ya había dado coletazos de estar vivo) de Downey Jr. Pero por sobre todo, Marvel se animo a presentar un multi universo cohesionado con varios personajes. Porque este año también volvió a aparecer Hulk, pero compartiendo mundo con el ególatra millonario.

Marvel Studios empezó a tomar la posta de lo hecho por otras empresas y se largo a una maratón un tanto irregular, de lanzamientos de films. Iron Man 2, Thor, Capitán América fueron viendo la luz con la promesa de reunirlos a todos en la tan esperada Avangers.

También en esta época Marvel encontró su estilo propio, enfocando sus películas mas a un público general, con films plagados de chistes (a veces demasiados) y buscando únicamente entretener; y así, alejarse del aire sombrío que pretendía DC.

Muchos piensan que en este tiempo se durmió en la gloria de Batman, pero pocos recuerdan que en el medio de todas las pelis que acabo de citar de Marvel, vimos la bochornosa Linterna Verde. Esto fue un paso atrás en la guerra entre productoras, porque con esta peli se apuntaba a empezar a forjar los cimientos de La Liga de la Justicia, pero la película fue tan mala, que hasta se obviara la presencia de Green Lantern en la futura Superman v Batman.

Este año en el Comic Con ambas empresas anunciaron sus futuros proyectos que ya nombre al principio del dossier, por lo que hay superhéroes para rato.

A muchos les está empezando a aburrir esto (como si fuera tan difícil no verlas), pero la guerra heroica entre productora ya está establecida, y al parecer Marvel va ganando por goleada.

Pero mientras se sigan haciendo historias adultas, que se busque entretener sin insultar la inteligencia del espectador, y poniendo actores del calibre de Robert Redford, Downey Jr, o Amy Adamas, el único que sale ganando es el fan.




Un saludo viendo si tengo algún súper poder.




Jorge Marchisio
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada