viernes, 21 de junio de 2013

No hay lugar donde esconderse


Guerra Mundial Z   








Si son seguidores del blog, seguramente habrán leído la magistral nota que hice sobre el libro Guerra Mundial Z. Bueno, si piensan ver esta película, háganme caso, olvídense de esa crítica, o si leyeron la novela, pásensela por el ass porque bien poco van a encontrar en la adaptación. Pero ojo, con esto no digo que estemos ante una mala peli.

Gerry Lane es un ex agente de la ONU. Luego de salvarse de casualidad del primer ataque zombie en New Jersey, es puesto a salvo en un porta aviones junto con su familia. Pero antes que empiece a relajarse y sentirse a salvo, es puesto de nuevo en activo. Su misión es la de acompañar a un científico para investigar el lugar del paciente cero y poder desarrollar una cura contra la plaga.

Como verán en la sinopsis, si tienen presente mi nota o el libro en sí, ven que poco y nada tiene que ver una cosa con la otra, salvo el concepto general del mundo sumido en un caos por una plaga zombie desconocida. 

Los guionistas tomando solamente la idea original lograron hacer una entretenida y vertiginosa película, que va pasando del terror a la acción casi de forma natural. Y digo casi porque a veces la cosa se fuerza al pedo.

Un claro ejemplo de terror es ese GRAN inicio, donde Lane y su familia a los pocos minutos tienen que correr por sus vidas. Todo este tramo recuerda bastante al principio de la remake de El Amanecer de los Muertos.

Pero los paralelismos con la peli de Snyder no quedan ahí. Acá los zombies son de los ligeritos, los que comúnmente conocidos como infectados. También el mundo se va al carajo en cuestión de horas, con la plaga esparciéndose a nivel mundial y de forma rápida.

De todas formas hay que decir que los propios zombies son lo más flojo de la peli. Son demasiado digitales y terminan haciendo acordar a las cosas que salían en Soy Leyenda.

Brad Pitt, que no solo actua, sino que también produce la peli, se carga todo el peso de la historia a sus espaldas. Su personaje debe viajar alrededor del mundo intentando buscar una cura, arriesgándose a recibir una mordida a cada paso que da. Como es normal en Pitt, cumple a la perfección de persona que tiene el peso del mundo a sus espaldas, pero que pagaría por estar con su familia; además que el personaje está muy bien delineado. Siempre es un investigador, así que los que esperen verlo convertirse en un Rambo que mata zombies por centenares, mejor que se replanteen ver la peli.

La dirección de Foster es igual de caótica, utilizando la famosa y tan odiada cámara parkinson a cada rato. Irónicamente el temblequeo le favorece a la peli. Como dije, los zombies digitales son bastante pedorros, y con tanto movimiento espasmódico, nunca se los puede ver con claridad entonces no se notan tanto lo mal hecho que están.

Guerra Mundial Z vuelve a poner al género zombie en primera plana. Queda en claro que se puede hacer películas con muertos vivos sin la necesidad de que todo sea de bajo presupuesto, ni meterle comedia de por medio; cosa que en algunas funciona como la genial Shaun of the Dead, pero que a la larga termina cansado.

Y desde este humilde lugar, tengo que felicitar a Brad Pitt por haber financiado el proyecto, y haber puesto la cara como actor principal. Ojala otros actores de primera línea se animen a producir o participar de estos proyectos, los que más vamos a disfrutar somos los espectadores.



Un saludo corriendo que me alcanzan.




Nota: 7 y medio



Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada