martes, 25 de junio de 2013

Pedofilia virtual


Trust






Cuando el cine se compromete con temas actuales, por lo general lo hace de una forma seria y sobria, sin caer en la sensiblería barata, y muchas veces, sin recurrir al golpe bajo para incrementar la crudeza. Y si hay un tema que amerita una película es el del acoso a menores gracias a las libertades que proporciona internet.

Annie es una chica de catorce años que está a punto de entrar en la adolescencia. Aun insegura de su aspecto físico y del grupo social al cual pertenecer, comienza a chatear con Charlie, un comprensivo y maduro chico. La cosa se complica para Annie cuando a medida que se acerca la fecha del encuentro real, Charlie le va revelando que es cada vez mayor, hasta que finalmente se muestra como es, un adulto.

El tema en cuestión es bastante actual. Si, Facebook, whats app y demás mierdas/redes sociales acercaron a gente con gustos en común, manteniendo a todos conectados. Pero también le dio una herramienta más a esas lacras humanas que son los pedófilos.

Y eso se ve acá, con una chica que es bastante ignorada por su familia, y ante su inseguridad consigo misma, encuentra en la virtualidad un refugio. Y también vemos como todo lo que brilla por internet no es oro; en otras palabras, no se crean todo lo que ven o les dicen.

Los que esperen ver un caso policial con la investigación de las autoridades para rastrear al pedófilo, les voy diciendo que los tiros no van por ahí. La trama de la peli se centra completamente con el drama que sufre la familia, en especial padre e hija, ante lo sucedido.

Hay que destacar el buen trabajo de los guionistas. Primero por en no mostrar el acto en cuestión pero logrando mucha incomodidad en el espectador en los momentos previos. Y luego por hacer a los personajes tan reales en sus reacciones. Va, no a todos, pero si a los principales, que además los actores corresponden con buenas actuaciones.

Y acá me doy pie para hablar de los dos protagonistas. Liana Liberato la rompe como la nena abusada, que lejos de darse cuenta lo que paso, siente que el adulto en cuestión le hizo un favor al tener relaciones con ella, como si eso la hiciera adulta. Y por otro lado está el siempre rendidor Clive Owen como su padre, que al enterarse quiere arrancarle la/s cabeza/s al pedófilo en cuestión. Por desgracia el resto del reparto no está a la misma altura, en especial Catherine Keener, haciendo de madre medio pelotuda que no se define si en acompañar a su hija o buscar al violador. El resto del elenco está ahí para rellenar.

David Schwimmer (si, el gil de Friends) es el director de la peli, y la verdad que si como comediante es del montón, como director tampoco destaca. A pesar de lo bien que están los actores, Schwimmer se esfuerza en hacer unos primer planos rarísimos que en más de una ocasión termina causando gracia la cara de los actores y el ángulo desde donde los enfocan.

De todas formas las cosas negativa son llegan a opacar a las cosas buenas que tiene la peli, como por ejemplo el tono que tiene. Y es que si bien estamos frente a un tema polémico, en ningún momento estamos ante un dramón digno de las pelis que presenta Virginia Lago.

Trust se nos presenta como una acertada película de un tema muy actual, mostrando las cosas como son, sin buscar la lagrima fácil pero sin banalizar el tema. Algo que a día de hoy con estas clases de films suele pasar.


Un saludo viendo con quien chateo.



Nota: 7


Jorge Marchisio
Mi face

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada