viernes, 5 de julio de 2013

Amor por el cine


Ed Wood   




Quienes tienen el placer de conocerme saben que Tim Burton está en mi lista negra. Por varios motivos que no vienen al caso nombrar, el director gótico me parece sobrevalorado y pésimo, con una filmografía mediocre en el que un puñado de pelis solo vale la pena ver. Pero también tiene una obra maestra indiscutible. No solo por lo que cuenta, si no por como lo hace.

Ed Wood es un amante del cine que sueña con dejar su huella en Hollywood. Inconsciente de su nulo talento, pero con una capacidad de persuasión asombrosa, siempre consigue financiar sus surrealistas proyectos. Mientras la realidad le va mostrando que sus películas son basura, Wood sigue creyendo que filma genialidades.

Para los despistados, les aclaro que estamos ante un biopic, es decir, una película biográfica. Y es que el personaje este, existió en verdad, de ahí que se ven celebridades conocidas como Bela Lugosi, Orson Welles o Vampira.

Uno de los encantos que tiene la peli es el mostrarnos al personaje como alguien inocente, medio tonto e ingenuo. Ed Wood murió pensando que su cine era una genialidad, a pesar de que todos le decían en la cara que filmaba basura. Y no por anda tiene el mote de “Peor Director de la Historia”. Quizás por eso el espectador empatiza con este querible boludon y soñador a los segundos de arrancar el film.

¿Y qué mejor que el actualmente quemado Johnny Depp para hacer de alguien querible? Si bien no carga la peli a sus espaldas, está prácticamente en todos los fotogramas, con los personajes secundarios girando en torno suyo. Su actuación entre caricatura y realidad (lo que mejor le sale) clava perfecto para el tono del personaje que interpreta.

Pero, quien de verdad se come la película es Martin Landau como Bela Lugosi. Si bien la caracterización a base de maquillaje esta perfecta, Landau supo captar los movimientos  y expresiones de Lugosi, haciendo casi imposible distinguir al ficticio del real. Además que esta retratado de forma exacta al verdadero. Para quienes no lo sepan,  el actor húngaro murió creyéndose un vampiro, al grado que la leyenda urbana dice que tomaba sangre real (algo que no aparece en la peli).

El resto de los secundarios están bastante bien, siendo obviamente el genial Bill Murray el que sobresale con sus escazas apariciones. Y para los despistados, la actriz que hace de Vampira, era la esposa de Burton en ese momento. Se ve que lo de usar siempre a sus mujeres en sus pelis no arranco con Bohan Carter.

A esto hay que sumar la gran dirección de Burton. Alejándose de todo su estilo gatico y optando por una fotografía más real, Burton utiliza algunos encuadres típicos de los tiempos en los que se sitúa la peli, pero por lo general es bastante estándar, dándole fluidez a la historia y no queriendo ser el protagonista de la peli.

Ed Wood supone toda una rareza en la filmografía de Tim Burton, no solo por la calidad que desborda en todo el metraje en contra del resto de sus pelis; si no que también es la única en la que la fantasía y lo gatico no se hacen presentes. De hecho pocos que vieron la peli saben que él la dirigió.

Además que como peli en si es toda una joya. Y es que parece que el cine es como un ente, y a la hora que las pelis hablan sobre el cine mismo, siempre suelen salir grandes películas.



Un saludo soñado con mis sueños.



Nota: 8


Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada