martes, 16 de julio de 2013

Una mujer entre dos amigos


Revenge




El recientemente desaparecido Tony Scott nos dejó una regular y sólida filmografía. Pese a tener un nivel más que aceptable en todos sus films, siempre tuvo que vivir a la sombra de su hermano, Ridley, y es que si bien el mayor de los Scott tiene pelis fundamentales en la historia del cine, también es muy irregular, pasando de obras maestras a mierdas. Tony en cambio tiene más de un peliculón sub valorado, como es el caso de Revenge.

Cochran se retira de la Fuerza Aérea norteamericana y decide pasar su retiro en México, viviendo cerca de la mansión de su mejor amigo, Tiburón Méndez. La cosa se complica cuando conoce a la esposa de su compinche, una hermosa mujer mucho más joven que Méndez y de la que se sentirá atraído casi al instante. Pronto la lealtad a su camarada se verá puesta a prueba pro el deseo que siente por la Señora Méndez.

Como dice la célebre frase “un pelo de concha tira más que una yunta de bueyes”, y básicamente la peli se puede resumir en eso. La historia del fin de una amistad por la aparición de una mujer. Aunque no todo termina en la tensión, sexual y de suspenso.

La película bien se podría dividir en dos mitades muy marcadas. La primera se centra en la relación que se construye entre Miryea (la chica en cuestión) y Jay Cochran. Mientras que la segunda se enmarca más en la búsqueda y la venganza; y es que si se le roba la mujer a un peligroso magnate radicado en México, ya se sabe cómo puede terminar la cosa.

Quizás el esquema les recuerde bastante al de Hombre en Llamas (es del mismo director). Donde veíamos como un hombre solitario conecta con una mujer (en ese caso una niña solitaria), para luego hacer cagar a los responsables de su secuestro. Acá la cosa va casi por los mismos lados en general, con algunas diferencias bien marcadas.

Una de ellas es el tono pesimista que ronda durante todo el metraje. Desde que uno ve a los tres personajes centrales en pantalla, sabe que todo va a terminar mal. Y es que salvo cuando se concreta el encuentro entre los amantes, todo lo demás es cuesta abajo. La otra gran diferencia con el film anterior citado es la sexualidad que ronda durante toda la película.

El reparto está a la altura de las circunstancias. Kevin Costner (que en esa época estaba en pleno auge) rinde como el solitario de buen corazón; y es que el ex guardaespaldas ni por asomo es tan mal actor como se lo quiere poner. La hermosa Madeleine Stowe cumple en su rol de mujer trofeo que se libera sexualmente, además que se siente bastante química en pantalla con Costner. Anthony Quinn como el cornudo amigo rinde sin más, en un papel que no le exige demasiado, además de salir poco en pantalla.

Revenge fue injustamente tratada por el paso de los años. Porque si Hombre en Llamas gusto a todo el mundo, Revenge debería gustar más debido a su pesimismo, mala leche y realismo. Lo bueno que tiene esto a su vez, es que para quienes la ven por primera vez, descubrirán un peliculón de culto desconocido por la mayoría.

Y a esto me refería al inicio de la nota. Tony Scott no dejo ninguna película que cambio el curso del cine o el resurgimiento de algún género. Pero dejo en su carrera un enorme puñado de pelis poco conocidas para las grandes masas que muestran un talento mayor que el de su hermano.

Desde esta humilde página agradecerle al menor de los Scott por filmar films como este.


Un saludo tratando de no ver a las novias de mis amigos.



Nota: 8


Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada