martes, 30 de julio de 2013

Policías en acción


End of Watch  






Cuando uno se pone a ver un policial callejero, sabe maso menos lo que se va a encontrar. Policías de bajo rango, pandillas, el crimen en su esencia misma. Y si esto pasa en Los Ángeles, los latinos cobran importancia, así que seguro escucharemos un dudoso espanglish, siempre acompañado por la mierda del reggaetón. Ahora, cuando uno sabe todas estas obviedades de ante mano ¿Se puede encontrar algo medianamente original? Según la película esta, la respuesta es NO.

Brian y Mike son un par de policías y además amigos entre sí; un día para darle un toque de humor a su trabajo, deciden grabarse mientras hacen sus rondas. Su rutina es patrullar las calles de Los Ángeles. El gusto por la adrenalina de ambos los lleva a hacerse cargo de las llamadas más peligrosas (incendios, pandillas). Por sospecha de uno, detienen a un latino que resulta ser el parte de un tremendo cartel narco mexicano. Sin saberlo, y a media que siguen golpeando al cartel, sus cabezas pasaron a tener precio para los traficantes.

La primera de las muchas cosas criticables que tiene esta peli es el estilo de dirección que eligió David Ayer (guionista de la genial Día de Entrenamiento). Estamos ante el dichoso found footage, que no es otra cosa que la famosa cámara en mano simulando ser un video casero. Además que el estilo en si no se justifica más que en la vagancia del director por no buscar buenos encuadres y preciosismo visual, tampoco es verosímil. Y es que por más que ni bien arrancada la peli los protas digan que se van a filmar, a los minutos hay planos de ellos como si los estuviera filmando una inexistente tercera persona. Habría que prohibir este estilo de filmación a menos que se justifique.

Y el otro punto flojísimo de la peli es la trama. Ayer adapta un guion propio, por lo que no se entiende como le salió algo tan pedorro. En la ya citada Día de Entrenamiento los personajes se movían también por los bajo fondos de las calles, pero en esa peli no se caía en ningún cliché. Acá es todo lo contrario, parece que se hizo el esfuerzo por usarlos todos, es decir: uno de los amigos tiene la familia formada mientras el otro conoce a la mujer se su vida, conocen la gloria antes de que la pasen mal, les tienden una trampa. Solo hubiera faltado que al final uno de los dos se de vuelta como el villano escondido para rematar la catarata de obviedades.

De todas formas por algún motivo la peli se hace mirable, no dan ganas de sacarla del dvd hasta que termine. La química entre Gyllenhaal y Peña se nota desde el minuto cero. Las actuaciones también están bastante bien, sobre todo la de Peña, haciendo de amigo/maestro de la vida de su compañero. El resto del reparto cumple sin más. Eso sí, atención al primer plano sin maquillaje que hace Anna Kendrick; y es que cuando una mujer es hermosa por naturaleza, no necesita pintarse.

En cuanto a los contados tiroteos de la peli, pese al estilo de filmación que se usó, están bastante bien filmados. A pesar de que el verosímil de la filmación casera se olvida en esos momentos, la cámara tiene mucho mayor pulso que pelis de estilo visual normal (si, pienso en vos Bay).

End of Watch pese a ser un producto que busca entretener, decepciona bastante. Principalmente cuando uno ve quien es el responsable detrás de la historia y de la cámara.

Con una historia hecha con el manual básico del sub género, se usa un estilo de filmación que ya lleva tiempo cansando a la gente, y se cae en un mensaje final que deja bastante que desear, no es raro que la peli genta la repercusión que merecía, es decir, apenas algunas críticas aceptables, y desapercibida en taquilla.

Los que me conocen saben que soy defensor del cine que solo busca entretener. Pero cuando se apunta solo a eso (pudiendo hacer algo mejor) y encima se falla, no queda otra que tirotear a la peli en cuestión.



Un saludo con la mira desviada.


Nota: 5


Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada