viernes, 6 de septiembre de 2013

Frio como el hielo


The Iceman  






El género del gangster parece estar pasando una transición en este momento. Ya no salen tantas pelis como en la década del 00, y ni hablar de la calidad que tenían en los 90 o 80. Aun así Hollywood a veces se acuerda de ese público sediento de ver traiciones, gente de nula moral y ajustes de cuenta. Y eso es básicamente lo que  nos ofrece la peli que hoy voy a comentar.

Basada en hechos reales, conocemos la vida de Richard Kuklinski, un obrero trabajador de post producción de cine porno en los 60. Luego de que su lugar de trabajo sea destruido, recibe la oferta de trabajar para un capo mafia local. Así es como emprenderá una carrera criminal bañada de sangre mientras se va ganando un nombre entre los mafiosos, pero también intentando ocultar la verdad de su hermosa e ingenua esposa y familia.

Lo primero que hay que aclarar es que esta peli SI está basada en hechos reales. Todo lo que vemos en pantalla es fácil de corroborar con cinco minutos de google y uno se dará cuenta que la película busca ser lo más fiel posible a los hechos ocurridos.

Uno de los puntos a favor de la peli radica en el elenco. Principalmente Michael Shannon en el papel de Kuklinski. Ya por su porte físico (es bastante grande) intimida, pero a eso hay que sumarle su talento. Estos personajes de doble moralidad que en apariencia se muestran fríos pero que por dentro son un revoltijo de emociones les quedan perfectos. Y que mejor ejemplo que ver esos planos donde está en la escalera tragándose la rabia para evitar que su familia lo vea.

El otro que también se luce es Chris Evans, que vuelve a demostrar que es mucho más que capitanes súper heroicos o rubios tontulos. Acá además del radical cambio físico que tiene, le da una contraparte perfecta al personaje de Shannon, como un asesino pero menos serio y mucho más pensante que el sanguíneo Kuklinski.

El resto del reparto lo completan Ray liotta haciendo un personaje que ya se sabe de memoria, el muy poco usado Robert Davi y la hermosa Winona Ryder. Quizás destaca un poco el papel de Ryder al hacer de una ama de casa bastante boluda que no ve (o no quiere ver) en que anda su marido en realidad; mención aparte a que parece que al chica es inmortal, porque está igual de bella que en los 90.

El desarrollo de la historia por ahí a veces peca de atropellado. Pasan muchas cosas que uno tiene que ir intuyendo ya que no quedan muy en claro. Pero es entendible, ya que la peli abarca casi cuarenta años de la vida de Kuklinski y su carrera criminal. Estamos ante esas pocas ocasiones donde a la peli le hubiera venido bien un poco más de metraje.

Eso sí, aclararle a los que quieran una peli con tiroteos y escenas de acción en el mundo de los gangster, al estilo Gangster Squad, le voy avisando que pase olímpicamente de esta peli. Como dije de entrada, acá se busca retratar de forma fiel los hechos reales, por lo que no hay tiroteos más que un par de balazos para liquidar a alguien.

El desconocido Ariel Vromen muestra una dirección muy parca a la hora de mostrar la crudeza y violencia con la que se manejaban estos personajes. De hecho se podría decir que separa en el lugar de narrador, sin tomar posición ni opinión sobre los actos de sus personajes. Tampoco se preocupa por hacer grandes planos ni quitarle protagonismo a la historia con la cámara. Si bien esto no es malo, quizás podría haberle imprimido algo más de personalidad a su dirección.

The Iceman se presenta entonces como una crónica sobre alguien que dice haber matado más de cien personas en su vida, y que a pesar de todo no busca ni perdón ni arrepentimiento más allá de haberle fallado a su familia. Pero sobre todo, retrata de forma perfecta al demonio que todos tenemos dentro, y que algunos pocos no pueden controlar.



Un saludo cobrando por matar.



Nota: 7

Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada