viernes, 20 de septiembre de 2013

La coherencia también quedo aislada


Under the Dome   





Hace unos meses deje acá mi comentario sobre el libro La Cúpula, del gran Stephen King. Además de recomendar la novela, también hacía mención a que estaba saliendo la adaptación en formato serie de dicho relato. Bueno, esta semana termino la primera temporada del ciclo. Prepárense para ver qué es lo que pasa bajo la cúpula según los guionistas.

Chester´s Mill es un pueblo rural de Maine, USA. Lo que parece ser otro día más en el apacible poblado, cambia drásticamente cuando de golpe cae un campo de fuerza que aísla la ciudad. Impenetrable, los ciudadanos de CM deberán re hacer sus vidas valiéndose por sí mismos mientras los servicios básicos empiezan a faltar. La situación no tarda en desmadrarse y es ahí cuando cada habitante mostrara su verdadero rostro.

Antes de seguir, tengo que volver a recordarles que leí el libro, así que si quisiera podría asesinar a esta serie únicamente basando en la fidelidad. Pero como siempre digo que cada cosa en su formato original funciona, tratare de no tocar ese tema. Y es que la serie es asesinable por méritos propios.

Lo primero que se me viene a la mente es lo plano que son los personajes. Todos, salvo protagonista y antagonista, se muestran de una forma ni bien arranca el primer capítulo y prácticamente siguen igual hasta el último episodio. Casi ninguno tiene un progreso dramático. Y si bien el bueno y el malo están un poco mejor trabajados, sus claros y oscuros también se muestran de forma precipitada, sacándole cualquier factor sorpresa que podrían llegar a haber ofrecido.

A esto hay que sumarle lo absurdo de las situaciones. Los personajes se comportan de forma aleatoria dependiendo si le conviene o no a los guionistas. Esto se ve claramente en los personajes de Joe y Norrie, la pareja de adolescentes; la chica se muestra combativa poniéndose el peso de las acciones sobre si, pero de golpe pasa a ocupar el lugar de chica frágil que debe ser protegida. En cambio el del muchacho de a ratos es una enciclopedia viviente, con los conocimientos justos para explicar lo que está pasando, pero luego se deja manipular tanto por su novia como por su hermana.

En lo que se refiere a coherencia, los únicos que la presentaron fueron las dos chicas, Julia y Angie. Como dato pajero también digo que son las dos que están más buenas de la serie.

Otra cosa que le jugo en contra a la adaptación fue el hecho que a mitad de temporada se supo que la tira fue renovada para un segundo año.

¿Se preguntaran que tiene esto de malo? Que al tener que una segunda temporada, y querer respetar en algo al libro, los guionistas se vieron forzados a estirar todo para que el argumento aguante los dos años.

Así es como aparecieron personajes de la nada, se establecieron nuevos arcos argumentales mientras que otros que ya estaban en funcionamiento, fueron dejados de lado olvidados para retomarlos mucho más adelante (si, hablo de la meta anfetamina).

Para los talibanes de la fidelidad, les digo que tampoco es fiel al libro. La mayoría de los personajes en el traspaso sufrió un enorme (por no decir) total cambio en su personalidad. Las situaciones que se dan en el libro tampoco aparecen en la pantalla.

Para rematarla, la mayoría de los episodios termina con algún pseudo giro final que intenta sorprender para enganchar al espectador. Esto no tiene nada de malo, Fringe solía usarlo bastante; la cosa es que en la siguiente emisión la explicación es bastante ridícula, como si quisieran sacarse el problema de encima y seguir de largo.

Under the Dome es una pésima serie, que padece de la falta total de coherencia en la mayoría de los personajes y los actos que estos hacen, además que las situaciones se ven forzadas y estiradas para lograr ocupar las por ahora dos temporadas que tendrá.

Una lástima, porque con el material original se podría haber hecho una gran serie de ciencia ficción para darle el relevo a Fringe.



Un saludo buscando el camino a seguir.



Nota: 5


Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada