martes, 10 de septiembre de 2013

Soledad en la bahía


Down the Shore    




Las películas independientes, pese a haber nacido como proyectos fuera de Hollywood y toda su maquinaria (por eso el “independiente”) terminaron siendo un género en sí mismo. Si, aunque suene contradictorio, un movimiento que arranco como contraparte a la industria del pochoclo termina en algo similar. Y es que la producción de cine de bajo presupuesto también es bastante choricera, es por esto que en su gran mayoría son películas en las que no pasa nada. Por eso cuando se encuentra un film que de verdad tiene algo que decir, hay que recomendarla.

Bailey es un solitario hombre de mediana edad que vive cerca de la bahía de New Jersey. Pasa el día trabajando en el parque de diversiones local mientras ve la vida pasar. Un día, Jacques, se aparece en su casa diciendo que era marido de su hermana, quien murió y le pidió que vivieran juntos. Ahora Bailey y Jacques tendrán que aprender a convivir con la soledad y el dolor, mientras Bailey tiene que solucionar un tema sin concluir con su mejor amigo y su novia de la adolescencia.

Como dije inicialmente, el cine independiente se convirtió en un subgénero en sí mismo, con miles de pelis clónicas donde los personajes no hacen más que auto compadecerse de sí mismos por la vida que llevan, pero sin hacer nada para cambiarla. Eso por suerte acá no pasa.

Ya por la sinopsis se desprende que estamos ante personajes amargados por la vida, que no la pasan bien, pero que buscan algún modo de escape para esa miseria.

Y quizás en eso se resume el personaje de Jacques. Si bien no es el principal, es el motor que hace activar al resto de los protagonistas e impulsa la historia hacia adelante. Y eso que en teoría es el que peor la está pasando; no solo porque su mujer murió, sino porque está en un país que no conoce, conviviendo con un tipo que esta amargado, lo detesta y a la mínima lo cagaria a trompadas.

Y eso sintetiza a James Gandolfini, el verdadero protagonista. Su Bailey es un ser casi ermitaño, que solo tiene contacto con su amiga y ex novia Mary, su mejor amigo y actual marido de Mary, Wiley y el hijo con problemas de retraso de ambos. Si bien Bailey parece haber aprendido a vivir con el dolor de ver a su eterno amor en manos de su amigo, el hecho de la muerte de su hermana, y en especial, de vivir con un total desconocido lo turba aún más.

La película nos muestra el estado de ánimo de estas tres personas que están en la crisis de la mediana edad. Y que sus respectivos actores logran plasmar a la perfección en pantalla.

Obviamente James Gandolfini se devora la cámara. Además de su enorme talento, el aspecto dejado y abandonado que presento el actor en los últimos años le favorece aún más al personaje. El francés Edoardo Costa le da la contraparte perfecta a Gandolfini, en un personaje mucho más optimista, que a pesar de los golpes que le dio la vida, siempre mira con buenos ojos el futuro.

El resto del elenco cumple bien. Famke Janssen (hermosa en sus planos al natural sin maquillaje) logra hacer de la mujer sufrida que requiere su papel; mientras que Joe Pope (también productor del film) logra hacerse odiar como el amigo traidor y de pasado turbio.

A esto hay que sumarle una hermosa fotografía que acompaña el estado de ánimo de todos los personajes. Y es que si todos están medio bajoneados, súmenle que la historia pasa en las cercanías a la playa y en invierno.

Down the Shore es entonces un film que a pesar de ser  bastante deprimente en casi toda su duración (que no es mucha), muestra que siempre hay una pequeña luz al final del camino.va, como es la vida en realidad.
Y de paso se miran una de las ultimas pelis que hizo el gran James Gandolfini.



Un saludo mirando el atardecer en la playa.



Nota: 7

Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada