martes, 29 de octubre de 2013

Moraleja berreta en una película ídem


La Noche de la Expiación   





Cualquiera con dos dedos de frente sabe que hay buen cine de terror, y mal cine de terror. La mayoría mal entiende que los buenos casos son aquellos donde hay más sangre, o el número de muertes se asemeja al de un videojuego, ERROR; las grandes películas del genero son aquellas que detrás del miedo que intentan dar, tienen otro mensaje, una doble lectura. El problema es cuando esa doble lectura se pone por sobre la coherencia de la propia peli, haciéndola caer en lo ridículo, como es el caso de este film.

En el año 2022, el gobierno lleva varios años implementando la “Purga Anual”, un hecho donde por doce horas los sistemas de servicio se suspenden, y es legalmente permitido cometer cualquier crimen, incluido matar o violar. Una familia de clase alta se dispone a pasar la Purga Anual encerrados en su fortaleza/mansión, pero todo cambia cuando el niño de la casa deja entrar a un vagabundo que es seguido por unos niños ricos, quienes exigen su entrega, o ellos entraran a la casa y asesinaran a todos.

La premisa y el disparador de la película suenan súper interesantes. Además que el factor encierro siempre juega a favor en esta clase de películas. Por eso la gran pregunta de todos es ¿Teniendo eso, como la cagaron TAN feo?

Principalmente por lo que dije inicialmente. Se le intento dar una moralidad a la película, que en menor dosis hubiera funcionado, pero al tratar de que todos los diálogos sean una bajada de línea, se terminó cayendo en lo ridículo.

Para fundamentar esto hay que ampliar un poco la sinopsis. Los Sandin (la familia protagonista) se comportan de forma idiota y poco natural. Y es que cualquiera en su sano juicio, ante la amenaza de entregar a un completo desconocido para evitar que los masacren, no dudaría en hacerlo ni un nano segundo. Bueno, ellos no solo que lo dudan, si no que deciden enfrentar al grupo de adolescentes armados, solo porque “es lo que está bien hacer”.

A esta moralina estúpida que invade toda la peli, también viene un discurso de derecha bastante peligroso. 

Cuando nos cuentan de qué va la dichosa “Purga Anual” dicen que USA nunca tuvo niveles tan bajos de pobreza y desempleo. Ok, todo muy lindo, pero mientras se ve la película, entendemos que esos números bajísimos se deben a que en la noche de la matanza, los que caen son los pobres y vagabundos. Es decir, la gente rica puede pagarse sistemas de seguridad, o comprar armas sofisticadas; son los que no tienen medios para defenderse o atacar quienes mueren, ósea, las clases más bajas de todo.

Sacando la ideología que uno pueda tener a la hora de ver la peli, el film en si es malo por mérito propio. Primero por las decisiones y actos absurdos que toman los personajes. A esto hay que sumarle la inutilidad de James DeMonaco como director a la hora de aprovechar los espacios cerrados que puede dar una mansión como única locación, olvidándose completamente de lo que es el fuera de campo (algo que ya había demostrado no saber que era en su remake de Assault on Precint 13)

En un año donde el terror venía dando buenas pelis, donde hasta la incluso mala Masacre en Texas 3D era entretenida, The Purge da la mala nota.

Estamos ante un claro ejemplo donde no solo con buenas ideas se hace el cine, sino que hay que saber desarrollarlas. Por eso en los escasos (y acertados) 85 minutos la cosa no solo que no funciona, si no que luego del inicio se viene abajo estrepitosamente.



Un saludo bajando línea de forma obvia y pedorra.



Nota: 3


Jorge Marchisio
Mi face  Yorsh A. Romero
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada