viernes, 28 de febrero de 2014

Tensión en las alturas


Non Stop  





Que Liam Neeson es un actorazo, nadie puede dudarlo. Actor rendidor si los hay, sus papeles son garantías de un personaje bien interpretado; pero desde hace unos años le dio un giro a su carrera que nos gustó a todos: ahora a sus sesenta años se le anima a las pelis de acción. Pese a que en el medio se coló alguna caca, sus pelis de acción como mínimo son entretenidas, con lo que ya por eso vale la pena verlas. Como la peli de hoy.

Bill Marks es un agente a bordo; lo que parece un vuelo más del montón en el que fumara y tomara a escondidas, se transforma en un secuestro por parte de un anónimo. Bill no solo tendrá que adivinar y atrapar al secuestrador, si no que deberá limpiar su imagen, ya que todas las pruebas apuntan a que es el mismo quien secuestro el avión.

Lo primero que tengo que decir, es que pese a que hable de este film como una película de acción, no lo es. Si, tiene sus escenitas movidas, pero es más un policial o thriller que una de tiros. Básicamente, estamos ante el típico caso que el tráiler nos enchufo algo que no es.

Aclarado esto, vale decir que Liam Neeson sigue en lo que nos tiene acostumbrados. Es decir, buena actuación, imponiendo presencia y haciendo un personaje creíble (y bancándose unos primeros planos bastante asesinos).

A su impronta personal, también se encargaron de agregarle unos matices a su personaje para distanciarlo un poco del  Brian Mills de la saga Taken (aunque el nombre es parecido). Nuevamente se hace presente el tema de la familia, además que utilizan el recurso del alcoholismo, que siempre funciona para volver más turbio a los personajes.

De todas formas lo que más destaca del film es la historia en sí. El trio de guionistas supo aprovechar tanto la claustrofobia natural que genera un avión, con el uso de la tecnología y su pese a priori seguridad, lo falible que es. De la propia sinopsis se desprende que estamos ante la clásica película del juego del gato y el ratón, pero en un avión y con sms de por medio.

Quizás a muchos les parecerá que el film se enrosca demasiado, ya que básicamente la mitad de los pasajeros resulta sospechosos. Tranquilo espectador querido, milagrosamente los guionistas salen bien parados del asunto. El final es lógico, todo encaja, y no es necesario el típico clip recopilatorio al estilo Saw que trata de mongo al público.

Además hay que aplaudirlos por saber que la historia no daba para mucho más. En la época donde las películas parece que obligadamente deben durar más de dos horas; que los guionistas entiendan que lo mejor era contar algo efectivo, concreto y corto, ya también es un mérito en sí.

Ojo, no estoy hablando de una película perfecta. Pero para lo que apunta y lo que da, el resultado es bastante redondo.

Si se extraña una dirección un poco menos genérica, con algún plano arriesgado, y no tan convencional, como si la hubiera filmado cualquiera de nosotros. O la manía de los guionistas de buscar la lagrimita fácil, metiendo una sub trama con una niña que no aporta nada, y es bastante insoportable. Aunque viendo el historial del director, no debería sorprendernos como a veces desperdicia buenas historias.

Mención aparte para Julian Moore, que si bien no aporta demasiado, a sus cincuenta y tres años aún está bastante buena.

Non Stop: Sin Escalas es una efectiva peli de suspenso con toques de acción. No ofrece demasiado, pero cumple con esa premisa básica del cine que es entretener y no insultar al espectador pretendiendo ser más de lo que es.



Un saludo viajando en barco.



Nota: 7



Jorge Marchisio
Mi face  Yorsh A. Romero
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada