martes, 17 de junio de 2014

Cabalgando al Valhala


13 Guerreros    





Creo que hay pocos directores tan asociados al buen cine de acción como lo es John McTiernan. Junto con Richard Donner, este señor debe ser sinónimo de buenas pelis. No por nada casi todos sus films son de culto; uno de ellos principalmente, es un relato de vikingos que seguro varios conocen.

Ahmed Ibn Fahdlan es un poeta devenido en embajador.  En uno de sus viajes, se cruza con hombres del norte, los extraños vikingos. Mientras intenta familiarizarse con sus costumbres, unas personas vienen a solicitar la ayuda de los nórdicos; unas extrañas criaturas están atacando un lejano pueblo. Buliwyf se ofrece a ir con sus hombres, pero la sabia de ellos les dice que debe ir un treceavo guerrero, que debe ser un extranjero. Ahmed debe acompañarlos en su misión.

Corrían casi el final de los 90 cuando salió esta película, que podría ser el cumulo de tres cosas. McTiernan ya había  pasado la mejor etapa de su carrera, y sin la necesidad de que sus pelis sean malas, solo entretenían pero no se transformaban en clásicos instantáneos. Mientras que por otro lado Antonio Banderas ya se había hecho un lugar en Hollywood; y los libros de Michael Crichton eran llevados constantemente al cine.

Con esos tres ingredientes ya de por si es entendible porque sin que estemos ante una gran película, se la considera de culto.

Una de las virtudes del film, y por la que es recordada a día de hoy, es por su factura técnica. Por alguna extraña razón el mundo de los vikingos no fue tan explotado como se supone en el cine yanqui, así que todo lo relacionado a los nórdicos ya es atractivo.

Locaciones, vestuarios, casting, todo cumple a la perfección para situarnos en los países del norte. La fotografía plasma a la perfección ese clima lluvioso, húmedo y poco fértil que caracteriza a los relatos vikingos.

Quizás una de las cosas que descoloque a varios es la presencia de Banderas haciendo de árabe en una película de vikingos. Y la verdad mucha explicación no hay, ya que pese a que sus rasgos con maquillaje se adaptan, el español por ese entonces tenía un muy marcado su acento nacional. A eso hay que agregarle que troncosidad natural,  pero como casi siempre en su carrera, Banderas lo suple con carisma.

El resto del reparto si esta elegido de forma impecable, en especial quien hace de Buliwyf. Físicamente es el prototipo de vikingo que todos tenemos. Y su forma de actuar y moverse, tosca y medio bruta, encaja a la perfección con el rol de líder guerrero que se requería.

Los fuertes de la película, sin dudarlo son la historia y la dirección. 

McTiernan y Crichton se repartieron la dirección del film (aunque el ultimo sin aparecer en los créditos). La forma en que es mostrada la historia, ese algo a sobre natural pero posible que rodea todo está muy bien mostrado. Un claro ejemplo son las primeras peleas con los wendolf, donde apenas se los puede ver y se intuye su procedencia fantástica.

El guion también es bastante efectivo, ya que muestra de forma natural como el árabe extranjero, va ganando lugar de apoco entre los nórdicos por su inteligencia e ideas. Una muestra claro es la forma en que logra entender el idioma de los guerreros.

Trece Guerreros fue una buena peli que con el paso de los años se gano un lugar en la memoria de todos los fanáticos del cine de aventuras y acción.

Con un par de nombres importantes atrás para esa época, y explorando un mundo pocas veces visto, The 13th Warrior (nombre original del film) es una buena recomendación para quienes quieran ver una entretenida película vieja.



Un saludo preparándome para la batalla.



Nota: 7



Jorge Marchisio
Mi face  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada