martes, 24 de junio de 2014

El que las hace, las paga


Fargo





La nueva moda de la tv hollywoodense ya esta mega establecida: llevar a la pantalla chica las series. Films híper conocidos tuvieron o están por tener su versión televisiva, como Del Crepúsculo al Amanecer, El Bebe de Rosmery, Psicosis, o la que nos toca hoy, Fargo. Y estoy muy seguro en decirles que es la que mejor salió parada.

Lester Nygaard es lo que se dice un pobre diablo. Tiene un empleo mediocre, siempre vivió a la sombra de su triunfador hermano, su esposa lo desprecia y es constantemente maltratado. Todo cambia cuando tiene un fortuito encuentro con el misterioso Lorne Malvo. Lo que parece ser la salida fácil de su vida de mierda, solo será un enorme circulo de violencia en el que se verá inmerso Lester.

Si vieron la película Fargo  (si no la vieron dejen de leer esto y corran a verla) notaran que la sinopsis no tiene absolutamente nada que ver con la del mítico film de los Coen.

Este es uno de los miles de aciertos de la serie. No calcar la historia de la peli, estirándola innecesariamente hasta aburrir (como si paso con la adaptación de Del Crepúsculo al Amanecer). O cagandose en el mito construido en la versión de pantalla grande, como hicieron con la familia Bates en la mediocre Bates Motel.

Acá el único punto de conexión entre ambas historias SPOILER es el dinero que enterraba Steve Buscemi poniéndole una pala como señalización FIN DEL SPOILER, y esto pasa recién entrada la serie.

Uno de los mejores logros fue no solo traer buenos actores a la pantalla chica como Martin Freeman o Billy Bob Thornton, si no en darles una historia muy interesante. Todo con ese halo de violencia absurda, y estupidez humana que caracteriza las producciones de los Coen.

Y es que además del dúo protagonista, tenemos un par de buenos secundarios con caras bastante conocidas como Colin (hijo de Tom) Hanks, Keith Carradine y Bob Odenkirk. Este trió (va, quizás el ultimo no tanto), junto con el personaje de Allison Tolman intentaran frenar la ola de muerte provocada por la violencia de Malvo y la estupidez y ambición de Nygaard.

Como es de suponer con esos personajes e historia, los actores lograron dar lo mejor de sí. El nivel actoral es altísimo a lo que se refiere a una serie, y solo es comparable con pesos pesados como Breaking Bad, Vikingos o Juego de Tronos.

Casi por capitulo podremos disfrutar de algún dialogo brutal entre alguno de los personajes. Desde ahora ya podemos decir que si ninguno gana un Globo de Oro, es un robo.

A pesar de que los hermanos solo están como productores, su sello se siente a cada minuto de la serie. No solo porque los verdaderos realizadores supieron captar la escancia de la filmografía “coeniana”, sino que además supieron transportar escenas o diálogos similares a los del film original, sin que quede un copiar y pegar mal hecho.

La serie consta de unos acertados diez capítulos. Insisto en que entre la decena y los trece es el número perfecto para esta clase de relatos, ya que si no la historia se diluye como le paso a la irregular The Blacklist.

Pese a ser un éxito de pantalla, aun no se ha confirmado una segunda parte, y posiblemente no se haga. En opinión personal, si bien podrían contar otras historias; dejar la cosa en una única temporada también es acertado, y con los años le dará a la serie un aire a culto que se lo merece.

Fargo: La Serie es una gran producción, y propuesta para todos los amantes del film original, el cine de los Coen, o las buenas historias y personajes. ¿Que más se le puede pedir?



Un saludo cuidándome de con quién hablo.




Nota: 10

Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada