lunes, 20 de octubre de 2014

Chantaje que enamora


Magia a la Luz de la Luna      




Allen es un director sin grises. Tiene un enorme grupo de seguidores, entre los que me incluyo (pese a que lo re descubrí tarde) y otros que no toleran su cine. Por eso para el primer grupo, cada film suyo que sale cada año, es un evento obligatorio para ir al cine y dejarnos llevar por esos mundos sínicos que crea el director de grandes gafas.

Stanley es un mega famoso ilusionista de la década del 40. A pedido de un amigo suyo, viaja a la campiña francesa a convivir momentáneamente con una familia que le está dando hospedaje a Sophie, una hermosa espiritista que además de comunicarse con los muertos, ve el futuro y pasado de la gente. Stanley está decidido a desenmascarar a la joven médium en su cruzada contra estas personas.

Estamos ante una de las consideradas, películas menores de Allen. El hecho de que haga un film por año, hace que de diez pelis suyas que veamos, una o dos sean una genialidad y la otra sean más normalitas. Pero como estamos ante un genio, esas pelis “del montón” siempre merecen ser comentadas porque sobre salen del resto de “del montón” que vemos semana tras semana.

Acá se nos presenta una historia corta, simple, con pocos personajes y situada en un puñado de locaciones. Como si el propio Allen tomara este proyecto de forma distendida para entretenerse un rato mientras planea alguna obra maestra.

Obviamente tenemos al Allen representado en pantalla, en esta ocasión por Colin Firth. Es decir, alguien exitoso en su profesión, pero triste en su vida personal, neurótico y amargado. Y también como en todas las comedias románticas de este director, la contra parte femenina; interpretada por Emma Stone. Espontanea, joven, divertida, natural y haciéndose la mística, la colorada nos enamora desde la primera escena donde sale.

Uno de los logros de la peli es hacer que esta pareja funcione. No porque sea despareja (ahí está la gracia de que se enamoren), si no por la enorme diferencia de edad que existe entre los actores. Firth dobla y supera en edad a Stone, pero aun así verlos juntos en pantalla cierra por todos lados. Que construyan una pareja convincente es gracias al guion escrito por Allen y las buenas interpretaciones de la dupla.

Mientras veía la peli, no pude evitar notar cierto paralelismo con la historia de Houdini (y su serie que vi hace poco y fue comentada en este blog). Para los que no saben mucho sobre el gran escapista, paso gran parte de su vida luchando y desenmascarando a los espiritistas y videntes. El personaje de Firth es un mago, y como pasatiempo también busca manochantas para dejarlos en evidencia. Sería interesante saber si esto fue casual o no.

A muchos les parecerá que la peli es media comunacha, y en parte lo es. Lejos esta de acercarse a pelis como Hanna Y Sus Hermanas, pero en un año donde el género de la comedia romántica viene muy flojo (de por sí es un género menor), vale destacar que por ahora es lo mejorcito que vimos.

Allen es un director sin grises, como dije inicialmente o se lo odia (aunque más que odio, es catalogado como un boludo) o se lo ama. Y esta peli padecerá de eso, porque al no ser una genialidad, pasara sin pena ni gloria.

Magia a la Luz de la Luna es entretenida y no mucho mas, teniendo como principal encanto el dúo protagonista extraño pero enternecedor que conforman Firth y Stone. Peli ideal para ver con la parejera.




Un saludo enamorándome sin querer.




Nota: 6




Jorge Marchisio
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada