martes, 28 de octubre de 2014

Vampirismo: hora cero


The Strain      






Hacer una introducción diciendo como el mundo de las series está superando al del cine yanqui (aunque ya se están abusando con lo de adaptar pelis) seria repetirme. Lo que si voy a decir es que el género de terror en la tv estaba pidiendo a gritos alguna propuesta nueva. Luego del despropósito que resulto ser Peny Dreadful, todas las fichas iban puesta en este proyecto de Del Toro.

Lo que parece un ataque terrorista a un avión, resulta mucho peor. Un par de científicos del control de enfermedades debe aliarse a un grupo variado de personas para intentar sobrevivir y a la vez ponerle freno a lo que parece el primer brote de vampirismo publico de la historia.

Antes de arrancar el análisis, tengo que aclararles que la serie está basada en un comic que no leí, así que si algún lector también leyó el material original, le aviso que no voy a habar sobre si es una adaptación fiel o no. De hecho poco me importa si lo es.

Y aclaro esto porque el proyecto de Del Toro tenía todo para triunfar, y por suerte lo hizo. Admito que yo de entrada tenía cierta desconfianza, porque si bien las películas dirigidas por el mexicano me gustan en su totalidad, a la hora de producir cosas la verdad es que el pifia bastante y más de una vez nos fumamos una peli mierdosa solo porque traía su nombre como respaldo.

Uno de los aciertos fue el de darle cierto tono realista al asunto. Al tener como dos protagonistas a un par de científicos, el tema de la cepa (nombre del doblaje de la serie) que provoca el vampirismo es explicada casi científicamente, como un parte médico, mas como una enfermedad que algo sobre natural.

Ojo, esto no quita que también tengamos un trasfondo fantástico y misterioso que en su mayoría es explicado a través de flashbacks; siempre con el gran personaje de Setrakian.

Porque no solo la serie está bien planteada en como contar el fenómeno paranormal que pasa, si no que cuenta con un par de personajes muy buenos. Yo destaco a tres principalmente, que son secundarios.

El ya citado Setrakian, que es quien verdaderamente sabe lo que pasa ya que comparte pasado con alguien que ya nombrare; además que a través de sus flashbacks sabemos el génesis de todo. Después tenemos a Vasily Fet, que es el típico personaje bad ass que siempre vemos en estos proyectos. Y por ultimo Thomas Eichorst, un militar nazi ligado a Setrakian y que pelea del bando de los malos, el más visible de todos.

Pero lo mejor de la serie es el tono que tiene. Estamos ante un brote de una cepa que vuelve a la gente con los síntomas de vampiros, así que asistimos a las primeras horas del caos. Descontrol que se ve interrumpido únicamente por la luz del día, pero que de noche es un matadero urbano.

Del Toro con su grupo de trabajo supo captar lo que en el imaginario popular creemos que pasaría si de un día para el otro nos vemos azotados por zombies, o sus primos los vampiros. De hecho hay un capitulo (uno de los mejores) en donde hay una clara referencia a La Noche de los Muertos Vivientes.

Obviamente la marca de Del Toro está presente. Esta vez no vemos artefactos milenarios imposibles para su época, o a su actor fetiche Ron Perlman. Pero los vampiros son un calco a los vistos en el film Blade 2, dirigido por el mexicano.

En los trece capítulos que dura la primera temporada (confirmaron una segunda) vemos los primeros días del brote vampírico y los estragos que puede causar en la sociedad moderna que descree de todo. Este factor realista es lo que le da ese salto de calidad a la serie.

The Strain es una recomendación asegurada para todos los fanáticos del género de terror, y el sub genero vampírico. En tiempos donde la sobredosis de policiales inundan la tv, Del Toro nos cayó con una opción muy buena, y que estoy seguro no defraudara a nadie.



Un saludo preparándome para decapitar ex personas.



Nota: 8



Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada