martes, 14 de octubre de 2014

Violencia de géneros


Perdida





Hay un grupo selecto de directores, que al menos para mi se ganaron el derecho a  ver sus películas en pantalla grande sin saber absolutamente nada de que tratan. Tarantino, Scorsese, Nolan y el hoy citado David Fincher son para mí garantía de gran cine. Así que cuando supe de esta peli me decidí a verla solo sabiendo que actuaba Ben Affleck, y valió la pena.

Nick y Amy parecen ser el idílico matrimonio yanqui. Ambos lindos, viven en un hermoso caserón, parece irles bien en su vida personal. Pero el castillo de cartas se cae cuando Amy desaparece y las culpas empiezan a caer sobre Nick. Las miserias de esta pareja empiezan a salir a la luz mientras se busca el paradero de Amy y Nick es declarado enemigo público por la sociedad
.
Esta es una película bastante difícil de analizar sin poder contar nada de la trama, ya que todo es un gran spoiler, que desde la mitad del film en adelante es un giro y contra giro de guion.

Por suerte no pasa como usualmente vemos que al tener una trama tan enrevesada, se vuelve ridícula o contradictoria con lo que inicialmente quería contar el director. No, acá por suerte el guionista supo adaptar su propia novela (que no leí).

Pero la película en si también es una mezcla de varias cosas. Por un lado tenemos un gran tramo policial y thriller, unas dosis de comedia. Y a la vez, gran cantidad de critica a la actualidad.

La sociedad y los medios de comunicación se llevan unos merecidos palos. Y es que solo basta ver como sale la noticia de algún asesinato o muerte, que en seguida se busca encontrar un culpable al que linchar públicamente, mientras los medios juegan a ser detectives e influir en la opinión general.

El ritmo pausado y el metraje de la peli pese a sentirse en el tramo final, no se hace un lastre, ya que en la historia pasan muchas cosas y para que se entiendan, los responsables decidieron contarlas bien, sin tratar al espectador de estúpido, pero tampoco tirando para el lado pajero de no querer contar nada.

Esto también esta ayudado por el dúo de actores principales. Ben Affleck hace rato demostró que dejo de ser un actor de mierda, y pese a que tampoco este a la altura de los grandes, su trabajo es creíble y no desentona ni es el punto negativo del film como algunos aun ciegamente se animan a decir.

Pero la que de verdad se luce es la bella Rosamund Pike. La blonda actriz hace el papel de su vida y no sería raro verla entre las candidatas del  Oscar. Además su cara de lela, y el hecho de que en gran parte de su carrera hiciera personajes ultra buenos, ayuda aun mas en lo que se propone contar la película.

Película que también desde ahora y a falta de varios meses empieza a ser nombrada como candidata al máximo premio que ofrece el cine. 

Fincher vuelve a demostrar que está vigente, y que pertenece a ese grupito de directores (donde metería a Scorsese, Allen y Tarantino) que pese a su edad no quedaron desfasados con el publico nuevo y sus pelis son una garantía.

Fincher con su guionista nos hace creer que estamos viendo otro de sus sólidos policiales, pero a mitad de camino nos sopapea y de un soplido vemos que ese castillo de piedra, era de arena, y como espectadores, que a esta altura del partido, podamos sorprendernos; nos hace tener casi la obligación de decir GRACIAS POR TAN BUEN CINE.



Un saludo contando verdades a medias.



Nota: 9



Jorge Marchisio
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada