lunes, 10 de noviembre de 2014

Hasta el infinito, y más alla


Interestelar



Seamos sinceros. Cada film a estrenar de Nolan es un acontecimiento. Ya sea porque se es parte del grupo que les gusta su cine, o de los hipster que le pegan para estar a la moda, Nolan es un director emblema del cine moderno le pese a quien le pese. Es por esto que, y por varios motivos más que esta peli merece su reseña.

La Tierra dijo basta. Ya casi nada crece a pesar que la mayoría de la humanidad se dedica a ser agrícola. Luego de recibir unos extraños mensajes Coop, un ex piloto de la NASA es reclutado para una misión; ir a otra galaxia en búsqueda de planetas habitables. Mientras Coop está en el espacio, su hija Murph se queda en la Tierra tratando de ayudar a la humanidad.

Estamos ante la película más 100% Nolan que podríamos encontrarnos. Ya sin las ataduras de tener a Warner atrás (en Inception tampoco tuvo total libertad), Nolan vuelve a dirigir y escribir un proyecto donde literalmente hizo lo que quiso. Con todo lo bueno y malo que eso conlleva.

Sus temas recurrentes siguen estando, explorando el alma humana que está en constante búsqueda de redención por cosas que no se hicieron ya sea por omisión o negligencia. Todo esto mientras da rienda suelta a su imaginario visual.

Pese a que aprovecha el exagerado tiempo de metraje (dos horas cincuenta), la película adolece de tanta duración y de a ratos se siente. Por más que se la analice, no tiene lagunas de tiempo muerto, pero tanta tiempo se siente (nuestro ass también lo siente).

El enorme plantel conformado esta ocasión se siente un poco desaprovechado. Sacando al eterno Maichel Caine, a Matthew McConaughey que sigue demostrando porque es uno de los mejores actores del momento, y a la bella Chastain, poco aporta un casting de mucho re nombre y talento provado.

Pero de verdad lo que impresiona y se lleva las palmas es el poderío visual del film. Todo lo referente al espacio es tremendo y nada tiene que envidiarle a films como Gravedad o Guardianes de la Galaxia

También a destacar lo bien planteado que esta desde la imagen tanto sean planetas, espacio o agujeros negros.

Y acá estoy seguro que va a venir una de las grandes e injustificadas criticas de las que se van a agarrar los anti Nolan para despedazar el film.

Tanto la resolución del conflicto, como el final mismo, pueden parecer a priori medio flasheros e irreales. Pero si uno en su vida leyó un poco, o vio programas de Discovery y demás canales similares, sabe que lo planteado en el film es científicamente posible. Son teorías reales comprobadas.

Recordemos que en El Origen, Nolan paso mucho tiempo entrevistando a gente que se dedica a analizar e interpretar los sueños. Ósea, no estamos ante un improvisado que pone en el guion lo primero que se le ocurre sin comprobarlo.

De todas formas vuelvo a reiterar que no estamos ante un film redondo. Además del excesivo metraje, queda la sensación de que se quiso contar demasiado para una sola película y la idea de haberla dividido en dos no suena nada mal.

Lejos estamos de peliculones como Inception o El Caballero de la Noche. Pero es que también Nolan puso la vara muy alta y uno le exige obras maestras a cada película que hace, cuando no debería ser así.

El mejor consejo que les puedo dar desde acá, es ir, intentar que no se les acalambre el ass durante las casi tres horas, y disfrutar de una buena película a secas.



Un saludo queriendo salvar a la humanidad.



Nota: 8

Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada