martes, 4 de noviembre de 2014

Pidiendo el retiro


Los Indestructibles 3     





El cine de acción cambio. Todos los que rondamos los treinta años en adelante sabemos que las pelis de este género no son iguales en los 80 que ahora en el 10. Pero el factor nostalgia siempre nos puede y por eso cuando salieron las primeras entregas de esta saga corrimos al cine a verlas. Pero algo había, un ambiente raro en torno a esta tercera entrega no pintaba un buen panorama. Y por algo era.

Luego de la última misión donde liberan a un miembro fundador, Doc, Barney se da cuenta de algo; su equipo ya está viejo para estos trotes. Luego de reclutar a un grupo de jóvenes mercenarios, tiene en sus manos la nueva misión, ir a cazar a un ex colega suyo, Stonebanks. Pero los jóvenes no están preparados para tal desafío y Barney, junto un nuevo miembro, deberá recurrir a sus ex compañeros para rescatar a los jóvenes.

Seamos sinceros, la primera y segunda entrega de esta trilogía son malas películas. Divertidamente malas, con todos los clichés y tópicos del cine de acción de los 80, que jugaban con la nostalgia del espectador.

Y es que todos queríamos ver a gente como Stallon, Schwarzenegger, Willis, Van Damme o Norris compartiendo pantalla y pateando culos. Pero bueno, nos conformamos con verlos treinta años después ya todos arrugados (o mal estirados), pasados de peso y con menos pelo.

A ellos se le agregaban dos figuras de acción actuales como Statham y Li, más un par de actores para hacer relleno pero que tenían su momento de gracia en las pelis. Y así éramos felices. Con una primera parte que nos dio el gusto, y una segunda que exagero todo lo visto en la anterior y poniendo a una de estas glorias como malo.

Entonces ¿Por qué la tercera parte es mala? Por alguna extraña razón, decidieron darle relevo y sacarle casi total importancia a los veteranos y presentarnos a un grupo de indestructibles compuesto por actores don nadie, o gente proveniente de la mma y el boxeo. ¿El resultado? Una película con una historia que no le importa a nadie, porque a ninguno de los espectadores le interesaba este nuevo grupo.

De hecho estoy seguro que todos querían que a los jóvenes los mataran rápido para que aparezcan nuestros viejitos locos a salvar las papas y darnos lo que nos gustas; ósea, chistes malos, muchos tiros y escenas físicamente irreales.

Además de este mal enfoque, quiero hacer hincapié en una de las incorporaciones, Antonio Banderas. Sabemos que el español es medio limitado expresivamente, pero suele suplir esa falencia con su carisma. Acá tiene el rol cómico, interpretando a un soldado que se mueve haciendo parkour. Hasta ahí bien, el tema es que no es gracioso, se la pasa hablando huevadas toda la película, al grado de rozar lo insoportable y haciéndonos acordar de ese engendro llamado Jar Jar Binks.

Por suerte la peli intenta compensar estos (grandes) pifies con las habituales escenas de tiroteos campales, mas ahora que el grupo aumento en número, los tiros vuelan para todos lados.

También decepciona un poco que la participación de Wesley Snipes se limite solo a tiros, pudiendo haber aprovechado que aún se conserva físicamente y su talento para las escenas de combate cuerpo a cuerpo.

Como dije anteriormente, Los Indestructibles 1 y 2 eran malas películas pero mega entretenidas que nos daban lo que queríamos ver; y por desgracia eso no pasa con esta entrega.

Tanto el enfoque que le dieron, como intentar rotar el elenco estable, y las nuevas adquisiciones que no suman nada (incluso restan), hacen que esta sea por lejos la peor entrega de las tres. Y que sabiendo lo cabezones que son los productores no sería raro que quieran seguir este camino.

Pero parece que como si fuera un mensaje divino, la peli se filtro en internet semanas antes de que salga oficialmente en cine en todo el mundo, por lo que a nivel recaudación no le fue bien y quizás se re planteen seguir esta saga que si bien nos trae nostalgia, tampoco amerita una innecesaria cuarta parte.



Un saludo con la mira desviada.



Nota: 4



Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada