miércoles, 9 de enero de 2013

Aventura en el mundo de los bits


Ralph El Demoledor    





Si hay un mundo muy poco usado en el cine es el de los videojuegos. No me refiero a adaptar un game (cosa que suele terminar en bostas de proporciones bíblicas), no. Me refiero a situar la historia en el mundo del videojuego. Quizás los casos más cercanos son Scott Pilgrim vs the World, que en realidad toma elementos de los juegos; o la genial y desconocida Ben X, que se centraba en la vida de un “gamer”. Pero ninguna de ellas era dentro de los videojuegos.

En esta ocasión, Disney, sin Pixar, nos presenta a Ralph. Ralph es el villano de un game antiguo de arcade (esas máquinas gigantes que estaban de moda en los 90). Luego de cumplir treinta años de vida y hacer exactamente lo mismo todos los días, pero en especial, cansado del desprecio que le tienen sus compañeros de video juego por ser el malo, Ralph decide salir del juego en búsqueda de una medalla, objeto que le dará reconocimiento ante todos.

Antes que nada aclarar que no estamos ante la típica peli animada boba para chicos de cinco años. No, de hecho estoy seguro que los enanos de esa edad no van a entender la mitad de los chistes. Diría que el film apunta como mínimo a la franja de edad de veinte a treinta años, ósea, los que vivimos de cerca el crecimiento de la tecnología.

También destacar que a pesar de que la peli sea de Disney, no estamos ante el prototipo de cinta que suele sacar la marca del ratón. Olvídense de ver algún pariente del protagonista morir, o a Shakespeare adaptado a una obra animada.

Pero sin dudarlo lo que destaca de esta peli es lo bien que aprovecha el mundo interno de los videojuegos para hacer cuanto chiste se les ocurra. Vemos desde los personajes viejos todos pixelados con sus movimientos toscos en contraposición a los nuevos con mucho mas fluidos y con mejor definición; o a viejos conocidos con problemas de crisis de identidad.

A pesar de todo, el film está recibiendo algunas críticas negativas, principalmente porque la mayoría de los personajes famosos de videojuegos solo salen a modo de cameo. En mi opinión creo que es lógico, ya que el protagonista de la peli es el malo de un juego que prácticamente nadie se acuerda, si se lo rodeaba de personajes conocidos, seguramente hubiera perdido fuerza y carisma, quedando relegado a un segundo plano.

Como es natural el trabajo de poner voces a los muñecos animados es excelente. Además de John C. Reilly destaca el trabajo de la genia de Jane Lynch, dando vida a un personaje que le cae como anillo al dedo a su tono de voz y la imagen que uno tiene de ella. 

Ralph El Demoledor es una brillante película. Es entretenida, emotiva, nostálgica, con un protagonista de esos que empiezan siendo unos gruñones para luego guardarse a la audiencia, una secundaria (Vanellope) que es insoportablemente querible, pero sobre todo, la muestra clara de que cuando Disney quiere, puede alejarse de la ñoñería edulcorada que se piensa siempre de ella.

Ah, y para los amantes de la ciencia ficción, atención a la ENORME referencia que se hace sobre determinada saga nacida en los ochenta.


PD: el 3D no aporta nada, como siempre


Nota: 9 y medio


Un saludo buscando el Atari.


Jorge Marchisio
Mi face  Yorsh A. Romero
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada