sábado, 12 de enero de 2013

Solo puede haber uno


Highlander 




Quienes tienen la dichosa alegría de conocerme, saben que mi momento favorito cinematográfico fue la década de los 80. Casi todas mis pelis favoritas son en esos diez años, ya sean clásicos o pelis de culto, como es la que nos ocupa hoy.

Connor MacLeod es un miembro del clan MacLeod, allá por la Escocia del 1500. Tras ser mortalmente herido en un enfrentamiento con un clan rival, Connor se recupera sorpresivamente a los pocos días. Toda su familia lo acusa de ser consorte de Satán y es expulsado del clan. Es ahí,  cuando viviendo en el exilio se le aparece el extraño Juan Ramirez Sanchez VillaLobos, quien le dice que ellos pertenecen a una raza especial de ser humanos, una raza que es inmortal.

Lo contado más arriba es una sinopsis básica del argumento, ya que la película es mucho más compleja de lo que parece. ¿A que me refiero con esto? Por ejemplo a que vive saltando en el tiempo, intercalando el pasado con el presente (va, lo que era el presente en el 86).

Estos saltos sirven para mostrar la verdadera categoría de inmortal de MacLeod. Así vemos como luego de conocer su condición, es participe de la 2º Guerra Mundial o se reta a duelos en la Inglaterra victoriana.
Pero no todo es vivir para siempre y ser felices. Parte de la condición de los inmorales es que llegado un momento, sentirán un instinto básico de eliminarse entre ellos (solo pueden morir por decapitación), hasta que se dé un enfrentamiento final, con el ganador recibiendo el don de la sabiduría total y pudiendo elegir entre la mortalidad o no.

Y acá es cuando se nos presenta otro de los aciertos de la peli. Y es que no hay buena historia si no se tiene un buen villano. Clancy Brown interpreta al kurgan, otro inmortal, obsesionado con aniquilar a MacLeod (él fue quien lo hirió al principio de la peli) y que lo fue persiguiendo a lo largo de la historia, al grado de violar a su propia esposa para provocarlo.

Además de Brown tenemos al posteriormente, en los 90, mega conocido Crhistopher Lambert haciendo quizás su mejor interpretación. Junto a él estaba un Sean Connery en estado de gracia, que buscaba terminar de despegarse del papel de James Bond, por lo que su personaje resulta extraño pero a la vez muy bien resuelto.

Pero no solo la peli es genial, si no que la banda sonora no hace mas que darle ese toque final paa convertirla en una película de culto. ¿Y es que para esa época, que mejor que Queen te haga la banda sonora? Junto con la peli la banda liderada por Mercury lanzo el disco A Kind of Magic, con el temazo Princes of the Universe como tema principal.

Para su época la peli resulto casi un fracaso de taquilla, pero los vhs (que antigüedad) y el boca a boca le dio la popularidad que tiene hoy en día. Tanta que se hicieron dos secuelas (a cuál de las dos más mierdera que la otra), una peli animada y una serie. Pero ninguna pudo hacerle sombra a la original.

A día de hoy Highlander entra en la categoría que película de culto que nos dejaron los 80, y bien merecido que tiene ese lugar.


Nota: 8


Un saludo afilando la espada.


Jorge Marchisio
Mi face

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada