viernes, 16 de agosto de 2013

Todos tienen un pasado


The Walking Dead: El Gobernador    




Antes que nada, tengo que aclarar que NO voy a hablar de la serie, si no de un libro basado en la serie. O en los comics, o en ambos. Y es que si tiene The Walking Dead en formato serie es la gran cantidad de detractores por distanciarse del material original. En especial en el arco argumental de la cárcel, quizás el mejor de toda la historia.

Uno de los mayores cambios que se dio en dicha trama la sufrió el personaje de El Gobernador. En la versión de papel, de entrada se lo mostraba como un hijo de puta manipulador, sanguinario, feo y ambicioso. En la serie en cambio primero lo vimos como uno más, un niño bonito seductor y carismático que dirige un pueblo y que de golpe empieza a cometer atrocidades sin mucha justificación más que el de hacer el mal por placer.

El libro que hoy nos ocupa trata de unir ambos personajes, dándole algo de coherencia a tanto cambio. Y en parte lo logra.

La historia se centra en Bobby, Nick, los hermanos Brian y Philip Blake y la pequeña hija de este último, Penny. Ni bien arranca la novela, vemos como el grupo está encerrado en un caserón de un barrio privado (el que posteriormente visitara Rick y cia en los comic).

Ya de entrada las personalidades quedan plasmadas. Philip es el macho alfa del grupete, con Bobby y Nick como sus acólitos; mientras que Brian, pese a ser el mayor de los hermanos, es un debilucho cobarde que con la excusa de cuidar a su sobrina, siempre se queda rezagado.

La trama ira avanzando a medida que el grupo vaya viajando. Primero a Atlanta y luego a diferentes lugares perdidos de la ruta, para terminar en cierta ciudad que la mayoría ya se imaginara.

Lo importante del libro es la relación de los hermanos Blake. Más que unir los universos comiqueros con los seriales, acá se buscó darle un trasfondo a Philip para entender las cosas que hace y el porqué de su carácter visto en pantalla. 

La idea a priori es buena, pero la forma en que fue llevada a cabo es bastante decepcionante. Primero porque el escritor se vio forzado a mantenerse en un universo que el no creo, y más que darle reglas a la hora de escribir, parece que lo restringió bastante. En segundo lugar por los personajes en sí, todos bastante arquetípicos; uno a medida que lee ya sabe que va a pasar y cómo van a reaccionar.

Casi sin quererlo el libro dejo en claro algo: la famosa trama de “la cárcel” en la serie está adaptada como el culo. Porque si se necesita de un libro para darle algo de coherencia y dejar contentos a los fans, indirectamente se está diciendo que lo que se hizo está mal. Y si lo sabían, me pregunto ¿Por qué no lo hicieron bien en su momento?

The Walking Dead: El Gobernador es un intento (aprobado por el propio Kirkman) de calmar un poco la furia de los seguidores, pero a pesar delas buenas ideas e intenciones, se queda a medias en su propósito.

Como libro de zombies es bastante dinámico y disfrutable, pero si uno tiene en cuenta el propósito por el cual se hizo, la cosa se queda con gusto a poco.



Un saludo con ganas de más.



Nota: 6



Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada