viernes, 30 de agosto de 2013

Cacería humana


Killing Season   






A pesar que siempre digo que ir al cine sin saber que se va a ver y molestar a la boletera para que recomiende debería ser penado por un mes de cárcel, yo también miro pelis sin saber de que van. Hace unas semanas me encontré ante una nueva donde en el poster solo se veían a Robert De Niro y a John Travolta, armas en mano y con un bosque de fondo. La simpleza del poster me llamo la atención así que me puse a verla, y acá esta mí siempre genial opinión.

Benjamín Ford es un veterano de la guerra de Bosnia. Ya retirado del ejército, pasa sus días viviendo en una cabaña en el medio del bosque lejos del pueblo más cercano y con apenas contacto con su familia. Un día, intentando llegar al poblado en busca de medicación para su vieja herida de guerra, se encuentra  con Emil Kovac. Lo que parece un encuentro casual y una noche de tragos e historias, se transformara en un infierno para Benjamin, ya que Emil es la representación de todos los demonios pasados que intenta enterrar Benjamin.

Lo primero que se me ocurre luego de ver esta peli, es que de nuevo el cine vuelve a demostrar que se puede hacer algo interesante sin tener demasiado presupuesto. Y es que estoy seguro de que los contratos de De Niro y Travolta juntos costaron más que el resto de la producción.

Con una historia simple pero efectiva, el guionista se las ingenia para mantener en tensión la escasa hora y veinte que dura la peli.

Los tres personajes se definen muy rápido, y si bien no son una oda a la originalidad, cumplen el propósito de que el espectador se identifique y entienda las motivaciones de dos de ellos. Y si, dije tres porque el bosque cobra mucho protagonismo en la historia.

El bosque resulta el campo de enfrentamiento entre estos dos ex soldados; proveyendo de armas y/o escondite a ambos. Pero más que nada, es el lugar donde ambos buscaran la redención por sus crímenes de guerra.

El nivel técnico de la película es impecable, retratando al bosque en diferentes momentos del día. La bruma que hay al amanecer, las noches húmedas, la parte más frondosa o más desértica; todas se hacen presentes y juegan con el estado de animo de ambos protagonistas.

A nivel actoral, sabemos que ambos ya entregaron sus mejores actuaciones hace tiempo. No están mal, pero tampoco serán recordados por esta peli. Se puede decir que cumplen a secas. De todas formas es admirable ver como solo los dos se ponen la peli a sus espaldas, porque si bien hay secundarios, apenas aparecen. La totalidad de la peli nos muestra a ellos enfrentándose en los dominios de la naturaleza.

Quienes hayan visto el film Seraphim Falls (peli que también recomendamos desde acá) notara que hay muchas similitudes entre esa y esta peli. La gran diferencia es que la ya citada arrancaba con bastante crudeza y a medida que avanzaba la historia, se iba volviendo onírica, con un final que muchos no entendieron y a otros tantos no nos gustó. Está en cambio se mantiene siempre en el tono de la realidad; lo cual es un acierto, porque si tenemos en cuenta donde pasa la historia y el cuidado que le dieron a la fotografía, podrían haberse ido por ese lado.

Killing Season es una entretenida propuesta. Al ser una peli tan chica, con tan poco presupuesto y por ende personajes, no debería exigírsele demasiado. Si se la ve así, no defraudara.



Un saludo tensando el arco.



Nota: 6


Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A, Romero
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada