martes, 13 de marzo de 2012

Poderes sin superheroes


Poder Sin Límites.

 
¿Qué pasaría si de un día para el otro, vos y tus amigos obtienen súper poderes?? ¿Los usarían para hacer el bien, se transformarían en superhéroes? ¿O los usarían para boludear como nenes con juguetes nuevos??

Esta es una de las tantas premisas que plantea Poder Sin Límites. Luego de adentrarse en una caverna, el retraído y casi freak Andrew, el híper popular Steve y el analítico Matt obtienen un control total sobre la telequinesis. 

De ese punto en adelante, Chronicle (su nombre original) se transforma en un viaje de ida para sus protagonistas, primero mostrando como disfrutan de su poder como si fueran chicos chiquitos, y luego viendo como deben controlarlo, remitiendo a esa frase que inmortalizo El Tío Ben de Spiderman, “todo gran poder lleva una gran responsabilidad”. Es ese momento se da una de las lecturas mas interesantes a la película; recordando que Andrew es un chico retraído, mal tratado en su casa e instituto, es obvio que camino tomara con su nuevo don, mientras uno se queda pensando si realmente los monstruos nacen o son creados por la sociedad.

Otra de las características de la película es estar filmada bajo el concepto de “falso documental”, es decir, alguien que constantemente capta con su cámara lo sucedió como si realmente fuera algo de verdad lo visualizado en pantalla. En los últimos años son varias las propuestas vistas así (se me vienen a la cabeza El Diario de los Muertos, Cloverfield o El Ultimo Exorcismo). Si bien la tendencia empieza a hacerse cansina, mas cuando son pocos aquellos films que supieron sacarle provecho a la técnica sin caer en lo inverosímil, en esta ocasión su uso dentro de la propia historia se justifica como parte de la personalidad  de Andrew. Por desgracia esto no es suficiente para demostrar el porque su uso en todo el metraje, cuando en determinadas situaciones nadie sostendría una  cámara.

De todas formas muchas veces el uso de cámaras ajenas aporta bastante mas que “la cámara protagonista”, dándole una mirada distinta, que junto con la excelente fotografía, gélida y seca, dotan del realismo que seguramente el director busco a la hora de filmar.

Es común que en los falsos documentales, tanto el equipo técnico como los actores sean desconocidos para el público en general. Esto se busca a propósito, así la experiencia de estar viendo un suceso real se refuerza. Por suerte tanto el director es claro en el que y el como contar, así también lo son los interpretes, bastante creíbles en sus personajes.

Poder Sin Límites es una vuelta de tuerca al atestado mercado de películas con protagonistas con poderes. Su acertada decisión de no introducirse en el mundo de los superhéroes la despega del resto de las propuestas, dándole una identidad propia, tanto así que la productora ya dio luz verde para una continuación tras el éxito de taquilla y critica. Mientras tanto, los amantes del cine de género estaremos agradecidos.

Un saludo escribiendo esto con la mente.

Jorge Marchisio

Mi Facebook  Yorsh A. Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada