martes, 30 de septiembre de 2014

Misión recargada


Comando Especial 2    





Cuando salió 21 Jump Street (nombre original de estas películas) todos pensamos que iba a ser una peli del montón que re visionaba una serie de culto de hace décadas, como ya había pasado por ejemplo, con Starsky & Hutch. Lejos de eso, nos encontramos con un film que mezclaba a la perfección el humor (físico y de dialogo) con escenas de acción. La sorpresa fue tan grande que la secuela no se hizo esperar.

Luego del éxito de la anterior misión, Schmidt y Jenko son re asignados a una operación exactamente igual. Ahora deberán infiltrarse en una universidad para encontrar al fabricante y distribuidor de una droga asesina. Pese a que ya tienen experiencia en esto, la pareja de policías vera puesta a prueba la fidelidad y amistad que tienen entre sí, mientras terminan de definir sus personalidades y qué clase de policías quieren ser.

Las secuelas de comedias son un tema complicado. Ahí tenemos las insípidas predecesoras de la original y divertida ¿Qué Paso Ayer? Donde además de repetir la fórmula, la perdida de gracia y frescura era evidente. Pero, como parece una obligación en Hollywood, película que triunfa termina siendo una trilogía, así que no nos extraño que nos dieran una continuación a Comando Especial.

Uno de los mayores miedos que teníamos todos los que nos reímos con la primera, es que calquen la formula apostando a lo obvio. Por lo que se ve en la sinopsis, esto se hizo efectivo, pero por alguna razón no es malo. Todo lo contrario, esta peli supera a su antecesora pese a calcar todo.

Una de las virtudes de la primera entrega fe la química natural que tienen Hill y Tatum. Si bien este último no es comediante, parece haber encontrado su género, además que transmite junto con el gordito, que llevaran décadas filmando juntos y que se entienden de memoria. Esta relación de frescura, se mantiene en esta entrega y se siente en la pantalla, lo que da ya risas por asegurado.

Si bien el humor físico sigue estando, en particular el que nos muestra como contrapunto a un ágil Jenko y un torpe Schmidt, el fuerte de esta saga parece ser que está en los diálogos. Todas las conversaciones o cosas que dicen los personajes se sienten naturales, como si fueran personas y no personajes. Esto es todo un logro por parte de los guionistas que saben captar el mundo pre adolescente en el que se maneja el film, y no limitando los chistes a caídas, o lo básico de pedos y caca.

Obviamente si esto pasa también es gracias a Hill y Tatum. Como ya dije, la química sigue estado, y a Tatum se lo ve mucho más cómodo y suelto en este rol, mientras que Hill sigue demostrando lo versátil y gracioso que es.

A esto hay que sumarle a Ice Cube que tiene mucho más protagonismo y tiempo en pantalla. De hecho sus cabreos (uno en particular) fue lo mas gracioso de la película, al grado de que en la sala donde estaba muchos aplaudieron.

Otra virtud del film es que constantemente se ríe de sí mismo. Es como si rompieran la cuarta pared (que sería la pantalla) y supieran que están dentro de una película. Los chistes en base al film, a que será una trilogía y a la anterior película son constantes y todo un acierto de nuevo de los guionistas. De hecho los créditos finales lejos están de ser meros nombres que aparecen, y vale la pena quedarse los diez minutos que duran.

La tercera parte de la saga ya está confirmada y saldrá en un par de años. Ojala que sepan mantener lo bueno que vienen haciendo hasta ahora; pero el miedo a que se repitan a sí mismos cansando siempre esta.

Pero para eso falta, así que por ahora vayan al cine a disfrutar de lo que es la mejor comedia del año casi sin discusión alguna.



Un saludo infiltrándome con amigos.



Nota: 8



Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada