martes, 9 de diciembre de 2014

Desmitificando el personaje


Hércules 





Hay historias mega conocidas por todos que por alguna razón siguen funcionando en cine cuando se hacen pelis nuevas. Los cuentos infantiles adaptados, la historia de amor de chica pobre conoce a chico rico. Y también tenemos el caso de los mitos griegos o romanos, que pese a que todos crecimos conociéndolos casi de memoria, a día de hoy siguen rindiendo. O eso parece.

Hércules es un semi dios caído en desgracia. Dándole la espalda a los dioses y reuniéndose con gente sin destino fijo, y pesares similares a los suyos, ahora hacen las veces de mercenarios, trabajando para quienes les pague mas oro. Luego de otra misión exitosa, el Rey de Tracia contacta al poderoso guerrero para que entrene a su ejército y así poder plantarle batalla a los salvajes. Lo que Hércules no sabe es que gracias a este trabajo terminara abriendo los ojos y tomara conciencia de lo que tener sus dones representa en realidad.

Antes de hablar de este film en particular, quiero recalcar un hecho curioso. Y es que parece que por año se dan casos de film de temática casi calcada, que salen con poco margen de tiempo. El año pasado lo vimos con Espejito Espejito y Blancanieves y el Cazador.

En este caso además de la peli que comento, también vimos The Legend of Hercules. En mi caso me interesaba más esta, por una razón principal, The Rock como protagonista.

El ex (o actual) WWE mejoro una enormidad como actor, y a pelis como Snitch me remito. Si a eso le sumamos que es una mole humana, que desprende carisma por todos los poros, no era mala elección para interpretar al más famoso de los semidioses. Pero los encargados del film se encargaron que sea uno mas del montón.

Y es que a los diez minutos de metraje, nuestras esperanzas de ver una buena película de Hércules usando actores de carne y hueso, se hunden totalmente cuando vemos que sus míticos Doce Trabajos, son reducidos a un mísero flashback de menos de cinco minutos.

Una vez pasado eso, las esperanzas renacen cuando en pantalla se ve un plantel de secundarios compuesto por los siempre rendidores como John Hurt, Rufus Sewell, Ian McShane o Joseph Fiennes. Pero no, la peli no intenta ponerse dramática ni nada, sigue el rumbo normal pero con caras conocidas.

De hecho, si se hila muy fino, por ahí le encontraremos alguna mínima similitud a Los 7 Samuráis. Pero solo en el concepto de mercenarios ayudando a un pueblo. Olvídense de los planteamientos morales, o personajes tan sufridos como el que interpretaba Mifune. No, de hecho la escasa construcción de personajes que tiene todos salvo Hércules, se resumen a una línea de dialogo literal dicha por McShane.

El guion adolece de eso, de ser extremadamente plano tanto a la hora de mostrarnos los personajes, sus motivaciones, pero también cuando tiene que construir la previa a las secuencias de acción. Si, a todos nos hubiera gustado ver a Hércules  enfrentándose a esas enormes bestias que sabemos que luchan (y esto de nuevo es pifia de los escritores). Pero es que también se le podría haber dado algo de epicidad a los combates de ejércitos, o de muchos contra pocos. 

Y acá viene el otro ítem que tira abajo la peli. Al guion chato hay que sumarle la mediocre (para variar) dirección de Brett Ratner.

La verdad sigo sin explicarme como este tipo sigue dirigiendo. Cuesta encontrar en su filmografía algo potable. Y es que otros directores pertenecientes al grupo de “empleados que ponen la cámara” tienen alguna buena peli en su haber. Bueno, Ratner no.

La mayor decepción que se siente al ver este film, es que se tenía en manos algo bueno para sacar una peli entretenida, y porque no, empezar una saga. Pero por la inutilidad de los guionistas y el director, solo nos tenemos que conformar con un film del montón.
 
Habrá que seguir esperando a poder ver una película que le haga honor al semi dios griego.



Un saludo con la espada desafilada.



Nota: 5



Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada