viernes, 12 de diciembre de 2014

The last ride


Sons of Anarchy   






ESTA NOTA TIENE POTENCIALES SPOILERS DE TEMPORADAS PASADAS.

Bueno, y un día se termino. Ese largo viaje que venimos haciendo hace siete años acaba de llegar a su fin. Y no precisamente porque las motos se quedaron sin nafta y llegaron empujándolas, si no porque los pilotos decidieron terminar entregando lo mejor de sí.

Metáforas aparte, volvemos a estar ante uno de esos finales planeados con tiempo, y no porque el show no daba más de sí. Hay claros ejemplos de ambos casos, como Breaking Bad siendo emblema de los que se fueron por la puerta grande; mientras que Dexter podría encabezar la lista de aquellas series a la que casi nosotros le pedimos por favor que lleguen a su final.

La temporada pasada termino con uno de los hechos más violentos en toda la emisión (quizás solo comparable con la muerte de la esposa de Opie), la muerte de Tara. Y si en seis años conocimos bien a nuestro protagonista, sabíamos que Jax iba a remover cielo y tierra con tal de dar con el responsable. Eso y matarlo, obviamente.

Los temas recurrentes de la serie se volvieron a hacer presentes en esta temporada final. La traición entre los grupos, o mismos miembros de bandas, el politiqueo y guerra por la distribución de armas, peleas por territorio. Pero siempre todo bajo el manto de la venganza de Jax.

También cobraron clave importancia en la trama dos personajes que ya conocíamos. Wendy, que ya había vuelto el año pasado, esta vez ocupa la figura de madre que quedo bacante tras la muerte de Tara. Y el otro Chibs.

Hago un párrafo aparte para este último. Y es que en lo personal siempre pensé que era el actor mas desperdiciado de toda la serie, y eso que lo tenemos desde el inicio de la misma. Incluso en aquel año en que nuestros motociclistas viajaron a Irlanda, su país natal, el personaje siempre naufrago en el enorme mar de segundones sin trama fija. Merecido reconocimiento para este pedazo de actor que le dieran el protagonismo que merecía desde el vamos.

Esta temporada también padeció algo que sufrieron todas. Y es que por la mitad, la cosa parecía lagunear un poco. Para los que venimos siguiendo el asunto hace siete años, sabemos que a veces los escritores se enredaban solos con el juego de traiciones y engaños; pero como siempre paso, lograron salir a flotes sin forzar demasiado las situaciones.

Otra cosa que siempre destacó la serie por sobre las demás, es el hecho que a los escritores no les temblaba el pulso a la hora de matar personajes importantes. Desde la muerte del ayudante a sheriff, Clay o el ya nombrado Opie, el tendal de cadáveres que veíamos año tras año era moneda corriente. Y en este final de serie no podían si no que llevar eso un paso más adelante.

Ya de entrada presenciamos el deceso de otro secundario importante como era el querido Boby Elvis. Ni hablar de los capítulos finales donde Jax logra su vendetta equivocada y vemos morir a uno de los jefes de la mafia, para luego ver como el protagonista si se entera de lo que paso en realidad y cada uno de los culpables paga con sangre.

Con respecto al final, paso algo similar que con Breaking Bad. En la serie de Walter White el final mismo se dio en el ante ultimo capitulo, con el final haciendo las veces de epilogo, de bonus trak para ponerle la frutilla al postre.

Acá en el ante ultimo Jax logra vengar la muerte de Tara matando a su propia madre. Pero en el final, lo vemos casi donde empezó la serie, a él revolviendo viejas cajas y encontrando las memorias de John Teller. También hay tiempo para recordar viejos personajes como Opie y Tara. Y para un final épico.

Si Walter White recibía una bala de su propia arma, acabando así con el mayor enemigo que se enfrento, el mismo; acá Jax hace las paces con el mundo. Deja sus pertenencias para sus hijos asegurándose que lo odien y no sigan sus pasos. Confiesa todo lo sucedido a su mano derecha y a la policía, exonerando a sus compañeros. Y muere a su forma, en la ruta, a bordo de la moto de su padre, con el viento en la cara, libre de todo y todos (genial cameo de Michael Chiklis).

Y así termina Sons of Anarchy. Una serie bastante ninguneada en la opinión general y a nivel premios, pero que se hizo un hueco en el publico para sostenerse siete años con buena calidad al aire. 

Para aquellos que quieran ver acción, o motos, o tiroteos, o un drama distinto, o todo junto a la vez; desde este antro le recomendamos que vean a los Hijos de la Anarquía.



Un saludo pisteando con metal de fondo.




Nota: 9



Jorge Marchisio
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada