martes, 2 de diciembre de 2014

El fisgón morboson


Primicia Mortal      






Hay peliculones que pecan de no tener mucho impacto en el espectador promedio y pasan por las salas totalmente desapercibidas. Ya sea porque tras de sí no tienen un nombre rimbombante sentado en la silla del espectador, o un actor súper famoso delante de cámara, o como en esta ocasión, porque las distribuidoras locales le dieron nula publicidad. Pero si tenes ganas de ir al cine y no sabes que ver, seguí leyendo.

Louis es un carroñero nocturno. Mientras roba alambres y demás metales de propiedades privadas, en un acto fortuito se cruza con un accidente de auto, donde ve como un par de camarógrafos filman todo para luego vender los tape a los noticieros matutinos. Louis ve acá su nuevo negocio, que con su personalidad manipuladora parece haber nacido para tal.

Para el publico general Jake Gyllenghaal solo es conocido como “el morocho de Secretos en la Montaña”. Pero para los que consumimos bastante cine sabemos que el actor yanki viene con una racha de peliculones que por alguna extraña razón pasaron sin pena ni gloria por los cines. Sí, estoy hablando de Prisoners y Enemy (anoten estas recomendaciones).

Empiezo haciendo hincapié en esto porque de verdad que Gyllenghaal es amo y señor de toda la película. Desde el grado de salir casi en cada fotograma, a que siempre estamos desde su punto de vista, por lo que también es tarea del espectador si se involucra y acepta a un protagonista tan odiable, o se pone en Ned Flandders y se horroriza por las cosas que hace.

Y eso es clave para el film. Louis es un ser despreciable, manipulador, arrogante, soberbio, sin escrúpulos y ambicioso. Mientras veía la peli por grandes tramos me hizo acordar al peor (o mejor) Walter White/Heisenberg de Breaking Bad.

Y esto es puro merito de Jake Gyllenghaal, que compone al que quizás sea el mejor personaje del año desplazando a mapaches parlanchines o lobitos corredores de bolsa. Que tuviera que bajar un par de kilos es todo un acierto también a la hora de la caracterización. Bravo por el actor que también acá hace las veces de productor.

El otro gran responsable de que estemos ante un peliculón es el director Dan Gilroy, conocido como guionista (de la entretenida Gigantes de Acero) que acá hace su debut dirigiendo. Tanto su guion como su dirección se complementan, mostrándonos en simples pantallazos la vida miserable que lleva Louis.

Pero donde de verdad se luce es en las escenas donde el protagonista sale a la caza con su cámara de video. Primero porque a la hora de mostrar lo que filma, casi que prioriza mostrar más las reacciones de Louis, dejando en segundo plano que es lo que filma; forma efectiva de dar a entender que lo importante de la historia son los personajes.

Pero también de a ratos la cámara pasa a ser la lente de la cámara que usa Louis, pasando la filmación a un estilo documental, donde ahí si vemos que es lo que tanto anhelan comprar los noticieros.

Porque además de bien filmada, la peli muestra una triste y decadente realidad de los medios de comunicación.

El personaje de Rene Russo por dentro es igual o más despreciable que el propio Louis. Es la cara visible de la gerente de contenidos que presenta una cadena de noticias local; y a través de ella vemos como los noticieros pasaron de priorizar la información, en pos de presentar imágenes cada vez más gore y primicias efectistas y sensacionalistas. Les recuerdo que estaba hablando de una película, no de un documental…

Primicia Mortal (estúpido nombre que le pusieron, en lugar del literal Rondador Nocturno) es uno de los films mas sólidos y duros del año. Sin necesidad de recurrir a la violencia, ni al sexo, ni a lenguaje chabacano (palo para vos Gaspar Noe), se nos presenta una peli que mejor retrata la actualidad decadente, ambiciosa, sin escrúpulos y carroñara de la sociedad que nos toca vivir. Para ver y quedarse pensando.



Un saludo cargando las baterías de la cámara.



Nota: 9



Jorge Marchisio
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada