martes, 6 de enero de 2015

Agridulce despedida



El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos    




Después de casi un mes de espera, a nuestras inútiles distribuidoras se les ocurrió estrenar el final de esta saga inventada por Peter Jackson. En ese tiempo uno leyó algunas opiniones de gente de otros países, por lo cual el hype bajo bastante. Y es que cuando todos coinciden en los mismos puntos, por algo es.

Smaug ah despertado. Mientras asedia la Ciudad del Lago, al mismo tiempo ejércitos de elfos, enanos y orcos se enfilan a las puertas de Eraborn para reclamar los tesoros ocultos en sus bóvedas. Bilbo, Gandalf y Bardo a su modo evitaran que se dé un conflicto entre las razas de bien que hay en Tierra Media, mientras el Enemigo está a punto de ejecutar su plan.

Antes que se sigan quejando, que en el primer párrafo usara el término “saga inventada por Peter Jackson” no es arbitrario. Porque de hecho, lo es.

Como la mayoría ya debe saber, El Hobbit  es un único libro de trescientas páginas con un tono más infantil y menos épico que la trilogía de ESDLA. Y con este final de trilogía, se nota claramente que la idea de hacer tres films fue pura y exclusivamente por el señor billetin, porque todo esto se podría haber comprimido.

Esta película es la muestra clara y a la que más afecta la decisión de estirar el chicle lo más posible, pese a que todas fueron filmadas en conjunto, se nota que acá no había las mismas ganas de filmar que en todas las demás películas de Tierra Media.

A favor tenemos que la trama avanza como un tiro, casi no hay momentos muertos; y las pocas escenas de diálogos, son claves para que la historia tenga sentido. El problema de esto, es que no se priorizo lo que si era importante, y se le dio tiempo a tonterías.

Y si, apunto al infumable “Jar Jar” Alfrid, personaje cómico de la película, pero que la historia no lo necesitaba. Este insoportable se lleva varios minutos en pantalla, mientras que algunas cosas en particular quedan sin ningún tipo de cierre, como por ejemplo que fue de Bardo y los humanos, o Dain y el ejército de enanos.

Esto que voy a comentar no lo veo como un fallo de guion, si no como algo que tenía que pasar porque era funcional con la historia, pero de todas formas no me termino de gustar. Y es que si el gran Martin Freeman era una de las mejores cosas de esta saga; acá pierde bastante importancia con respecto a los demás personajes.

Ya con la batalla que da nombre al film, ver el destino de los enanos y como Sauron termina acá hasta recobrar fuerza para la saga de ESDLA es prioritario; nuestro querido hobbit pasa a un segundo plano, casi al grado de ser un personaje secundario.

También a destacar que Legolas sigue con sus momentos súper heroicos, y a la vez quiero usar este personaje para una última critica, y es el sobre exceso de cgi que tuvo toda la trilogía.

Recordando al peor George Lucas, Jackson decidió prácticamente hacer todo con las computadoras, prescindiendo casi totalmente de las maquetas o los maquillajes y prótesis para sus personajes. El tema que cuando esto no está pulido a la perfección (caso Guardianes de…) se nota y queda muy falso. Solo basta ver los primeros planos a Legolas para ver un innecesario cgi en su rostro que lo hace ver totalmente pedorro.

De todas formas la película no es un despropósito. Teniendo en cuenta el tono del libro que adapta, Jackson supo darle la suficiente epicidad a este cierre de trilogía como para dejar bien parada a la Tierra Media en caso de volver, como ya dijo.

El trió de Bilbo, Gandalf y Thorin sigue funcionando. En especial esta vez es Thorin el que se come la película (esos momentos de locura). Una pena que el resto de los secundarios importantes no tuviera el tiempo suficiente para lucirse.

Y así termina la saga del Hobbit. Todos sabíamos que tenia las de perder en comparación con su hermana mayor El Señor de los Anillos. Todos lo sabíamos, por eso sorprende tantos fallos conceptuales de parte de Jackson y su equipo en este cierre.

Ahora solo cabe esperar otros diez años, quien nos dice que volvamos a Tierra Media para otra aventura.



Un saludo dudando en pelear.



Nota: 7


Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada