viernes, 20 de febrero de 2015

Desde Inglaterra con amor



Kingsman    



Hay películas que a priori por alguna tontería, llaman la atención. Ya sea por el director, por la trama, por algún actor en especial, o por lo que sea. Y hay un pequeño grupo de films, que uno al ver el avance o el cartel, se queda sorprendido porque ve a un actor en un género en el que nunca antes estuvo. Bueno, eso me paso con esta película, y solo eso falto para tener mi curiosidad.

Eggsy es un adolescente a punto de desbarrancarse. Un día tras meterse en problemas por molestar a su padrastro, llama al número de teléfono oculto que le dio el misterioso Harry Hart, ex compañero de su padre. Eggsy de a poco irá descubriendo el mundo de los Kingsman, agentes espías  especiales ingleses.

Esta película bien podría terminar siendo la sorpresa del año (si, lo digo desde febrero). Porque tiene absolutamente todo para gustarle al público en general y al especializado.

Por un lado tenemos a Matthew Vaughn. Para los despistados, este señor es el director de las muy entretenidas e inteligentes Kick Ass y X Men Primera Generación. Con esos datos más o menos tendrían que darse una idea del tono de la película.

Como los films citados, esta película es el ejemplo perfecto de lo que debería ser el cine de entretenimiento. Es decir, hacerle pasar un buen rato al espectador, sin tratarlo de estúpido; ofreciéndole un producto de esos que uno quiere volver a ver porque sin buscar ser una obra maestra, la película es redonda en su concepto.

Vaughn vuelve a mostrar que es de los mejores directores de esta última camada. Con un estilo de dirección dinámico, plagado de planos que simulan ser un videojuego, o un comic en movimiento; nuevamente nos da una película que no nos da respiro. Además que el británico la tiene muy clara a la hora de utilizar canciones conocidas como banda sonora.

Pero de verdad lo que llama la atención de este producto (o al menos a mí), es la presencia del oscarizado Collin Firth. El ingles ya demostró que es muy versátil y funciona tanto en films románticos, dramas o comedias; y ahora se le anima a la acción. Y la verdad que las secuencias en las que se lo ve pateando culos, son de lo mejor de la peli y uno compra totalmente su presencia que a priori, parecía rara.

A él se le suma un enorme plantel de secundarios, que por desgracia sus personajes no están tan bien construidos. El villano de Jackson es carismático, pero porque el viejo Samuel te vende hasta una propaganda de manaos; lástima que como malo en sí, esta menos trabajado que los de Marvel. Michael Caine y Mark Strong lo poco que salen, cumplen sin más. Además de la divertida aparición del ahora resucitado Mark Hamill.

Si destaco al verdadero protagonista, Taron Egerton. La verdad que el pibe no desentona para nada ante tanto monstruo de la actuación. De hecho, en épocas donde vemos tantos adolescentes sosainas liderando revoluciones, este actor destaca por sobre todos ellos (sacando a la Lawrence obvio).

En cuanto a si la adaptación es fiel o no al comic, ni idea, de hecho, ni enterado que existía un comic llamado así. Se las debo esa.

Kingsman es recomendable por varias cosas: actuaciones, dirección, ritmo. Pero hay una que destaca por sobre las demás, y es que el film es autoconsciente. Todos saben que no están ante una obra maestra, ni le cambiaran la vida a alguien, por lo que se limitaron a hacer una película y pasarla bien en el proceso, cosa que en el producto final se nota y eso le da un plus.

Si John Wick va a terminar siendo una de las mejores películas de acción del año, seguramente acá tiene a su competidora. Irónicamente ambos comparten lo que mencione arriba. No venden humo, solo hacen un verdadero cine de entretenimiento.



Un saludo paraguas en mano.



Nota: 8

Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada