lunes, 16 de febrero de 2015

Pajaritos en la cabeza



Birdman   



Y por fin pude verla. Además de que esta en el grupo de las oscarizadas, la temática y el elenco me llamaba mucho la atención a la hora de ver esta película, contrarrestando así mi nulo interés generado por el cine de Iñarritu. Quizás por esto la película no me provoco tanto hype, cosa que al final resulto terminar siendo positivo.

Riggan es una ex estrella del cine más comercial, luego de que en los 90 hubiera encarnado a Birdman. Quince años después intenta revivir su carrera con una obra de teatro que el mismo dirige, patrocina y protagoniza. Mientras intenta lidiar con sus compañeros de elenco, y reconstruir una casi inexistente relación con su hija; la figura de Birdman re aparecerá y con el todas las frustraciones y miedos del propio Riggan.

Sinceramente me cuesta escribir esta crítica, porque gran parte del metraje, me gustó bastante lo que vi, pero es inevitable poner también en la balanza el despropósito que son los últimos veinte minutos de película.

Por un lado tenemos el grueso del film, que para mí fue lo mejor. Ahí vemos como funciona la previa al estreno de la obra de teatro, con cada actor y sus mambos personales.

Por un lado Riggan y sus miedos, y soportando a un insufrible co protagonista ególatra, soberbio y serruchador de pisos. Brillante actuaciones tanto de Keaton como de Norton, con merecidas nominaciones al Oscar. Esta dupla se saca chispas en cada escena que comparte.

También tenemos a una miedosa Naomy Watts que intenta no perder la oportunidad de triunfar en Broadway y una Emma Stone que no se entiende porque está nominada al Oscar; ya que su brillante actuación se limita a un único monologo. El resto del elenco cumple a secas.

También en esta parte la película se da el lujo de criticar a los propios críticos. Brillante personaje de una crítica de teatro amargada y resentida, de esas que se sienten por sobre lo que debe analizar, al grado de tener su artículo ya escrito antes de ver la propia obra. 

El trabajo de dirección de Iñarritu en esta parte es brillante. Para los que no lo saben, todo el film esta filmado en un falso plano secuencia (tomas largas sin cortes de cámara que tienen progresión dramática). Usando los pasillos del backstage del teatro, la cámara recorre todos los recovecos y sigue a los actores en este mundo opresivo y caótico antes que estrenen su obra.

Y acá es cuando tengo que criticar a la película aunque no quiera. Porque en sus últimos veinte minutos, todo lo bien construido que habían hecho Iñarritu y su equipo, se viene abajo, por obra y gracia de un desbalanceado y mal pensado guion.

De golpe la acción sale del detrás de escenario, con la calle cobrando protagonismo. Edward Norton deja de aparecer de golpe (siendo su personaje el mejor de la película), y lo que uno quería que pase, se da, y por desgracia, para mal.

Hasta ese momento Birdman era una voz en off solo escuchada por Riggan. Acá se hace físicamente visible, y a Riggan le empieza a faltar agua en el tanque. Además que los guionistas se ponen absurdamente muy discursivos, y de forma obvia; haciendo una crítica a lo que sería la oferta y demanda en la industria del entretenimiento y como la gente compra mierda y esta agradecida por eso.

Una lástima, porque hasta ese entonces, toda la película había tenido toques de críticas y palos para todos lados, pero dibujados y disimulados. Y como sabemos, no hay peor cosa que una obra discursiva, y que no evita mostrarlo. Peor aún, si utiliza lo que critica, como medio para llevar el mensaje. Suena un poco hipócrita ver que hagan eso.

Birdman por desgracia tira a la basura todo un mundo e historia bien contados, por el solo capricho de los guionistas que quisieron bajar línea, obviando todo lo bueno que tenían hasta ese momento.

También suena un poco excesiva la cantidad de nominaciones que tiene (en especial al guion y Actriz Secundaria); cuando en lo personal, ni por asomo es una de las tres mejores cintas nominadas a Mejor Película.




Un saludo con el ave desplumada.


Nota: 6


Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada