viernes, 6 de febrero de 2015

Héroe anónimo


El Código Enigma    



Sigo con mi maratón personal de películas oscarizadas. Esta semana se estrenaron dos, La Teoría del Todo, y esta de las que le voy a hablar. Sinceramente la primera me interesa más bien poco, a pesar que no tenía ni idea de que iba el film que me decidí ver. Solo sabía que contaba con el protagónico de uno de los actores del momento, Benedict Cumberbatch; razón suficiente para que vaya a verla.

Alan Turing es un experto matemático con tendencia a la criptografía. Por su gran intelecto y determinación es contratado por el servicio secreto ingles en época de la Segunda Guerra Mundial. Su misión consiste en lograr descifrar el funcionamiento de la maquina Enigma, usada por los nazis para cifrar mensajes abiertamente. Alan junto con un experto en lingüista y criptógrafos deberán ganar esta batalla de inteligencia.

Estamos ante esa clase de películas de “mente brillante incomprendida”, en la que difícilmente sintamos empatía por el protagonista, ya que es bastante chocante su personalidad.

Para los que vean The Big Bang Theory, seguramente se acordaran de Sheldon a cada rato, porque el personaje es así. Engreído, pedante, sin sentido del humor, sin saber entender ironías y sobre todo, cabezón. Con la diferencia que el primero está en una comedia, y este en un drama.

Y acá se entiende la nominación al Oscar para Cumberbatch, ya que si bien su Holmes, Khang y Turing se mueven en un campo similar de personalidad (súper inteligencia y soberbia), supo darle personalidad propia a cada composición.

Lo que no entiendo es la nominación de Keira Knightley. Está bien, en esta película su sobredosis de morisquetas y movimientos parkinsonianos con la boca esta casi reducida a cero, pero tampoco hace demasiado merito para poder competir por la estatuilla de Mejor Actriz de Reparto.

Para terminar de comentar lo flojo del film, quiero recalcar el mal uso de los flashbacks. Es entendible que el recurso suele servir para comprender un poco el comportamiento de los personajes en la actualidad. El tema es que este film tiene dos flashbacks y una historia en el presente. Por un lado vemos como era el pequeño Alan de chico, por otro el grueso del film, y como historia presente, lo vemos en la época de post guerra y como quedo. Todo lo referente a su niñez no aporta nada y son minutos en pantalla que sobran totalmente.

No digo que la película se mala. Es un buen drama mezclado con thriller. Pero las cosas flojas son casi la misma cantidad que buenas, por lo que termina desdibujando un poco una película que podría haber sido mucho mejor.

Todo lo referente a la época de guerra esta magníficamente planteado. Desde la parte artística es un diez, recreando la Inglaterra sumida en el caos que fue la Segunda Guerra Mundial.

Pero también a nivel trama esto es lo mejor de El Código Enigma. Ya que juegan en paralelo el hecho del grupo de criptologos queriendo descifrar los códigos nazis; mientras al mismo tiempo vemos la paranoia tanto gubernamental como civil con respecto a los espías y dobles agentes.

A esto hay que sumarle, algo que se va introduciendo de a poco en la historia y resulta clave tanto en el desarrollo como en el final. Y es que Alan Turing era gay, con todo lo que eso representa en una sociedad cavernícola como la inglesa de mitad del siglo pasado.

The Imitation Game es una buena película, que le hace justicia a una persona hasta hace poco desconocida por todos, pero que si uno lo piensa, fue clave para la victoria de los Aliados contra los nazis. Además que fue el precursor de las computadoras, cosa que en época de querer santificar a Jobs, habría que tener en cuenta.

Una pena que a nivel guion el film flojee bastante, porque podría haber sido redondo, pero se queda como una simple biopic con toques de thriller. Poca cosa para lo que fue Alan Turing.



Nota: 7



Un saludo calibrando mejor la maquina.


Jorge Marchisio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada